De Bolonia a Shangai

La semana pasada la prensa nacional y local nos “regalaban” con una noticia que no por previsible, causa menos tristeza. En el ranking académico de universidades del mundo (ARWU, según la siglas en inglés), no aparece la de Salamanca entre las 500 (¡quinientas!) primeras y sólo hay cuatro españolas (Barcelona, Autónoma de Madrid, Complutense y Valencia-Estudi General) en los puestos 201-300, tres (Autónoma de Barcelona, Politécnica de Valencia y Pompeu Fabra) entre los puestos 301-400, y Granada, Santiago y Zaragoza entre los puestos 401 y 500. Diez en total, pero ninguna de ellas entre las 100 primeras.

Algunos de los comentarios que se han podido leer en algunos medios digitales locales son simplemente lamentables (que si es un conturbenio de los países anglosajones, que si el contar con premiados con el Nobel es irrelevante, pues el Nobel se compra y se vende, que si el Premio Nobel de la Paz a Obama, …).

En la prensa nacional se trataba de analizar las causas de la clasificación, a la vista de los parámetros de clasificación, que incluyen, entre otros, los premios Nobel (no de la Paz, por cierto) en la plantilla docente y ex-alumnos, citas y número de los artículos publicados, etc., dando un mayor peso a la investigación. La rectora en funciones de la Universidad de Barcelona atribuye al ajuste económico el que muchos profesores  dediquen más horas a la docencia en detrimento de la investigación y cree que la adaptación al espacio europeo “quizá influya”.

El ajuste económico per se no tiene por qué conllevar mayor dedicación a la docencia. Si es ésta, la mayor de dedicación a la docencia, la causante de la (digámoslo claro) mala clasificación de nuestras universidades, indefectiblemente habrá que pensar en Bolonia. Porque es absolutamente cierto que la adaptación al EEES requiere una mayor dedicación de tiempo, a veces a tareas lógicas (atención a los alumnos), pero otras veces, las más, a aspectos inanes, vacuos e improductivos. Cierto que antes de Bolonia tampoco estábamos entre los 500 mejores, pero teniendo en cuenta que las universidades españolas que sí estaban han descendido algunos puestos, la conexión Bolonia-Shangai no puede tampoco descartarse.

Por cierto, en ningún sitio se plantea la dedicación de los docentes a la gestión como un parámetro para medir la calidad en este ranking.

La información completa pueden verla en http://www.arwu.org.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Universidad, La Universidad-Bolonia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s