La huelga de los alumnos

El pasado 29 de Septiembre se desarrolló en España una huelga general, con muy desigual seguimiento. La farmacéutica de mi barrio (sólo hay una farmacia, pero varias farmacéuticas, ya saben que la figura del mancebo – acepción tercera del diccionario de la RAE –  de farmacia está siendo progresivamente desplazada por el eufemismo estudiantes en prácticas) me preguntó si los alumnos habían hecho huelga. Y le dije que ese día no más que otros, pues la asistencia a clase no superó ese día y no supera habitualmente el 40-50 % del total de alumnos matriculados.

Ayer, viernes, asistieron sólo 29 de los 86 alumnos matriculados en una asignatura que imparto, lo cual representa una asistencia del 34 %.

¿Por qué es tan baja a asistencia a clase? Pues, tras comentarlo con algunos compañeros, no es ésta una situación excepcional. Veamos:

-Es posible que los alumnos no sientan la necesidad de asistir a clase; puede ser que, o bien el profesor explica muy mal y no vale la pena asistir, o bien prefieren estudiar en libros. El primer escenario (cuarta acepción del DRAE) es preocupante, pues pondría en solfa el procedimiento de selección de profesorado (tema a tratar próximamente en estas mismas páginas). El segundo caso debo descartarlo; la mayoría de los libros relativos a la disciplina que explico están en inglés, y deberían ustedes ver la cara de horror (¿Qué está proponiendo este loco iluso?) que ponen los alumnos cuando se les sugiere que consulten alguno de estos libros.

-Es posible que estén trabajando y su horario laboral coincida con las clases, o es posible que asistan a una academia particular para formarse. Este último caso se da en algunas carreras (lo cual no deja de ser curioso, pagar una matrícula barata para no utilizarla y pagar cantidades mucho más elevadas para aprender, supongo), lo cual también debería hacernos reflexionar sobre la capacidad de los profesores para transmitir conocimientos. Por otra parte, el porcentaje de alumnos que compatibiliza estar matriculado y trabajo es mínimo.

-Es posible, por último, que no les dé la gana asistir a clase. Si ésta es la razón, me parece incluso punible (¿presunta malversación de fondos públicos?). La cantidad que un alumno paga por matrícula en un curso universitario completo corresponde, aproximadamente, al 15-20 % del coste de su puesto escolar. El resto proviene de los presupuestos del Estado o de la Comunidad Autónoma, es decir, de mi bolsillo y de los de otros muchos contribuyentes (usted, estimado lector, entre otros). Mucho nos quejamos (habitualmente con razón) del despilfarro de nuestros impuestos a que nos tienen acostumbrados los políticos, pero ¿no es igual de triste y lamentable que estemos pagando a estos alumnos para que tiren nuestro dinero? Sí, he escrito “pagando”, pues si tienen derecho a un puesto escolar mantenido con mi dinero, les estoy pagando ese puesto escolar.

Ante esta situación, quizá deberíamos incluso plantearnos la necesidad de mantener estas instituciones educativas (pues la claudicación de la investigación, desgraciadamente, es patente y manifiesta, como les contaré dentro de muy poco), o cerrarlas y mantener simplemente un pequeño retén de profesorado para que un par de veces al año examine a los alumnos y se les expida el título correspondiente, si es que son capaces de aprender (fin último del estudio) y aprobar (para comprobar si han aprendido) sin asistir a clase.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Universidad, La Universidad-General y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La huelga de los alumnos

  1. Fer dijo:

    Buenas.
    Entre las posibles aternativas te puedo asegurar que efectivamente ha habido algunos alumnos que realmente si hicieron huelga, y por tanto no asistieron a clase.

    Te cuento, mi hija que esté estudiando en la ESO me comentó que varios profesores les avisaron de que ese día no habría clase porque harían huelga. Lo que mas le sorprendió a ella es que dos alumnos de su clase manifestaran que no irían tampoco a clase porque sus padres les habían dicho que harían huelga, la razón es que esta situación de crisis y cambio de normativas laborales (despido mas barato, etc…) les afectaba también a ellos, futuros trabajadores.

    Después de decirme esto mi hija, reflexioné y me di cuenta que realmente también estos cambios en las normas laborales efectivamente les afectará a los estudiantes cuando ellos pretendan entrar en el mercado laboral.

    Sin duda algún estudiante universitario hiciera huelga, aunque dudo de que fueran muchos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s