El ecologista asesino

Todos estaremos de acuerdo en que el medio ambiente representa un bien para todos y que debemos conservarlo para nosotros y nuestros hijos. Hay que saludar gozosamente la toma de conciencia generalizada al respecto. Esa toma de conciencia se traduce en la búsqueda de fuentes de energía alternativas, mejores máquinas que contaminan menos, etc. Sería deseable un mayor uso de transporte colectivo, pero eso requerirá una nueva cultura social … o una crisis económica mayor que la que estamos sufriendo. En esa línea, es loable el creciente uso de la bicicleta, que parecía relegada a los más pequeños y sólo en climas más amables y, óptimamente, en ciudades llanas.

Pero no es tan sencillo y bucólico como parece, pues han surgido hordas de ecologistas asesinos. Son esas personas que profesan su devoción a la ecología utilizando la bicicleta … en los pasos de cebra, sobre las aceras; deberían apearse en esos casos, pero no lo hacen; las señales de tráfico no rigen para ellos; circulan montados en sus máquinas por las calles peatonales, donde tú te creías seguro una vez terminada la circulación de camionetas de reparto; en dirección contraria a la regulada por el tráfico, bajando (no subiendo) a toda velocidad por la calle Palominos, los semáforos son simples adornos, pero ellos son guay, son ecologistas, van montados en una bici y se consideran intocables, pues han sido perseguidos, ignorados, atacados y sólo recientemente se ha reconocido su valía, su importancia, y ahora se pueden mostrar libremente como son, dándonos lo mejor de ellos. Explotan esa vena victimista que tanto bien les produce y tan únicos e imprescindibles les hace.

Al igual que ellos, muchos otros -ismos explotan la misma vena. Es curioso cómo se puede utilizar el victimismo con los argumentos más chocantes de la vida para hacernos sentir culpables a los demás – aunque no hayamos tenido nada que ver con sus problemas – si no les seguimos el juego o no les permitimos que sigan jugando con nosotros y sobre nosotros, basados en sus mentiras o sus medias verdades, desmesuradas, superlativizadas.

Deberá llegar el momento en que nos pongamos las pilas y paremos los pies a estos impresentables que juegan con todos nosotros, nos utilizan para mantener sus afanes supuestamente agraviados y nos van arrinconando, por nuestra vergüenza, por nuestra dejación o por el qué dirán. De lo contrario, va a ser muy difícil que se vuelvan las tornas; habrá que moverse antes de que llegue el momento en que los victimizantes nos convirtamos en víctimas y el espectáculo tenga que volver a comenzar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a El ecologista asesino

  1. nimoyte dijo:

    En cuanto quitemos os coches de Palominos y sea peatonal el problema que comentas se resuleve.
    Palominos peatonal ya!!!!

  2. Fermín dijo:

    ¡¡¡En algo deberíamos estar en desacuerdo!!!!

    Como tú bien sabes yo utilizo la bicicleta diariamente para ir a trabajar, desplazarme de casa al trabajo, trabajo-casa. Lo que produce un ahorro de espacio en aparcar el coche, una reducción de contaminación, etc… etc…

    Ni soy un ecologista asesino ni un conductor modélico en bici.

    Imagino que esto mismo sucedió cuando empezaron a circular los coches. Yo recuerdo de niño como hasta las direcciones prohibidas se respetaban poco, es decir, existían normas pero poco se cumplían, bien porque se multaba poco o porque no había demasiados controles.

    En el tema de la bicicleta pasa exactamente lo mismo, se necesita una regulación que se cumpla. Y actualmente la DGT está tomando medidas para coordinar este tema. Actualmente cada municipio es libre para regular y lo que aquí está permitido en otros lugares está prohibido, como es el uso de las bicicletas por las aceras.

    Estoy plenamente de acuerdo que hay determinadas personas, especialmente los mas jóvenes y menores de edad, que van en la bici como si la carretera, acera, paseo peatona fuera exclusivamente suyo. Dar una vuelta por la Calle Zamora y ver esto alucina a paseantes, y por desgracia no se multa duramente. Pero existe un gran número de ciclistas que respetamos o lo intentamos, las normas de circulación.

    Se necesita una regulación y un cumplimiento por todos, ni la bici es un peatón, ni la bici es un coche.

    Tenemos que quedar un día para dar una vuelta en bici por la ciudad y verás como existen muchos ciclistas que cumplen con las normas, como el uso de la bici no es peligroso.

    • rick2sam dijo:

      Es evidente que hay muchos ciclistas respetuosos con las normas y los ciudadanos, pero una denuncia se exagera para hacerla más visible. Y, personalmente, he sufrido más de una vez a un chaval de unos 20 años, bajando a toda velocidad por la calle Palominos, por el centro de la misma y subiéndose a la acera al encontrarse con algún automóvil; y esa calle es de dirección única en sentido ascendente. ¡No estamos tan en desacuerdo como dices!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s