Lock out

Significa literalmente cerrar y dejar fuera y se aplica también a la desconexión, por ejemplo, de una máquina. También se utiliza con el significado de cierre patronal, paralizar las actividades de una empresa por decisión del empresario. Las razones para dicha decisión pueden ser muy variadas, habitualmente para evitar una huelga u otro tipo de acciones por parte de los empleados, pero permítanme que aquí la utilice con un significado distinto.

En las pasadas Navidades nuestra Universidad decidió cerrar las instalaciones desde, aproximadamente, el 24 de Diciembre hasta el 6 de Enero (la memoria puede fallarme en uno o dos días, perdonen), argumentando que la baja actividad en ese periodo no justificaba, por ejemplo, el enorme gasto en calefacción y de otros tipos que requería. La medida tenía, además, otros resultados, como por ejemplo, evitar los problemas habituales de turnos del personal subalterno (creo que se denomina así) para mantener abiertos los edificios, personal administrativo de las secretarías, personal de seguridad, etc. Ya se sabe que en las vacaciones los profesores e investigadores paralizan completamente su actividad, ni leen, ni corrigen exámenes, ni realizan experimentos o siguen el curso de experimentos en el laboratorio, ni escriben ni evalúan trabajos científicos, etc., nada de nada, por lo que la medida no les afecta. No discuto la medida, pues supongo que estaba bien meditada y se habían previsto de forma real todas las consecuencias (y no sólo las económicas), beneficios y perjuicios que podía ocasionar.

Llegado el periodo vacacional de Pascua, se ha optado por la misma medida, aunque en este caso no creo que el argumento de los gastos en calefacción sea esgrimible, toda vez que ya hace algunas semanas que la calefacción no se conecta en los edificios universitarios. Para el verano está previsto el cierre durante dos o tres semanas de agosto; me imagino que ahí se argumentará el gasto en aire acondicionado, aunque son muy escasas las instalaciones de aire acondicionado, por cierto, en los edificios de la universidad.

Por tanto (y puedo estar equivocado), ¿cuáles son las razones reales de este lock out (ya les he dicho que es una licencia la aplicación aquí de este vocablo)? ¿El ahorro económico o evitar problemas con los turnos de trabajo del Personal de Administración y Servicios? No niego el derecho a las autoridades a hacerlo; el Estatuto de los Trabajadores, aplicable al personal laboral, pero no al funcionario, permite a la empresa fijar, creo, quince días de vacaciones a su personal en las fechas que aquélla elija, por lo que nadie puede enfadarse porque se obligue a tomarse dos semanas de vacaciones en verano en las fechas que la universidad desee.

Siendo además, como es, la Universidad una empresa sin ánimo de lucro, podríamos extrapolar a todo el año el cierre, dado que siempre los gastos van a resultar mayores que los beneficios económicos, ¿no?

No sé si el título más adecuado para este comentario debe ser, en realidad, lock out, o muerto el perro se acabó la rabia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Universidad, La Universidad-General. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s