No te quejes de lo que libremente eliges

¿Se han dado cuenta ustedes de lo quejicas que somos? No sólo nos quejamos de lo que por obligación tenemos que hacer (lo cual no es raro), sino también por todo aquéllo que elegimos libremente. No sé en otros colectivos o profesiones, pero en ésta de mis entrañas es la cantinela diaria.

Que si tengo que dar muchas horas de clase (falso; sobra al menos, en el promedio de la universidad, el 20 % del profesorado), que si tengo muchos exámenes que corregir; que si estos alumnos no me estudian nada, que si me han rechazado un artículo que he remitido a publicar, … Todo esto se puede oir casi a diario y se refiere, ya lo ven, a las actividades obligatorias de un profesor universitario.

Lo anómalo, lo que me pone de los nervios, es la queja sobre una actividad no obligada, pero solicitada y aceptada libremente por uno. Algunos ejemplos pueden valer. Hace unos años, a la semana de unas elecciones a Rector, iba con un amigo por la calle y nos encontramos a un flamante neovicerrector. “¿Cómo estás? ¿Cuándo podemos quedar?” Respuesta del encumbrado “No sé, es que con esto que me ha caído encima …”. No señor, está usted equivocado; “eso” le ha caído encima porque usted ha querido, nadie está obligado a ser vicerrector y si acepta la propuesta de serlo, es libremente y con todas las consecuencias; no se queje, por favor. (Es evidente que el ejemplo sirve para vicerrectores y rectores, decanos y vicedanos, etc.).

Otro caso. En estos días se van a celebrar las Pruebas de Acceso a la Universidad (con mucha astucia ya no se llama Selectividad, pues demostrado está que no seleccionan nada). Con varios meses de antelación nos han preguntado a los profesores si queremos participar y entre todos los que contestan afirmativamente, se realiza un sorteo para designar a los miembros de los tribunales y los correctores de exámenes. Pues bien, no te quejes que te has pasado todo el fin de semana corrigiendo, pues tú has pedido participar. Te van a pagar, además, por esa actividad extra que realizas y a la que te has inscrito libremente. No me des la vara, por favor, con el trabajo que ello te supone.

¿Seguimos? Podríamos hacerlo, pero háganlo ustedes por mí, miren a su alrededor, a sus compañeros de trabajo y verán, repetidas y adecuadas a cada caso particular, estas mismas situaciones.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Universidad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a No te quejes de lo que libremente eliges

  1. otriusal dijo:

    Extremadamente razonable el post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s