El botellón institucional(izado)

Ya está aquí, ya llegó, queda menos de una semana. Se habla mucho de poner a Salamanca en el mapa para expresar la necesidad de hacer propaganda de esta ciudad para que vengan visitantes a conocerla y con eso aumentar los ingresos por turismo. Sinceramente, creo que no hace falta, pues Salamanca es bien conocida en el mundo y quizá lo que haga falta es un cambio en los modos de publicitarla y, sobre todo, en qué publicitar. Querámoslo o no, ahí están los casi ocho siglos de universidad, la visita de Colón para convencer a los frailes, el Mariquelo y la Plaza del Concilio de Trento (creo que es la única ciudad de España e incluso del mundo, que tiene una plaza dedicada a la Contrarreforma).

Como decía un amigo mío, que hablen de uno aunque sea mal y ahí tenemos muchos casos, como Columbine, famosa por la masacre que ocurrió en su instituto. ¿Creen que la fama de Tordesillas es más adecuada por el Tratado que repartió las Américas, o porque ahí se celebra el Toro de la Vega? Si se trata de una pregunta en un concurso televisivo, seguro que la primera opción es desconocida por el concursante, pero me imagino que estarán ustedes de acuerdo conmigo que es mejor que sea conocida por lo primero, por el Tratado.

Pues bien, hay gente que considera que todo vale para poner a Salamanca en el mapa. Y lo que surgió como una alegre y desinhibida reunión de unos cuantos estudiantes en la Plaza para tomarse unas golosinas a medianoche y así celebrar su particular Nochevieja con sus compañeros (al no poder hacerlo el 31 de Diciembre, por encontrarse con sus respectivas familias desperdigados en distintos pueblos y ciudades), se ha convertido, con la aquiescencia de las autoridades y el fino olfato de algunos restauradores, en un macrobotellón autorizado, en la misma ágora charra, como dice algún periodista local. No sólo eso, sino que en muchos medios se puede ver a algunos salmantinos que no les cabe un piñón por el c… de gozo y contento, al ver a su ciudad en los telediarios por este motivo.

Pero ¿cómo se puede pensar así? ¿Le hace falta a esta ciudad esta propaganda? ¿De verdad creen estos tuercebotas que esto le confiere calidad a esta ciudad? Vergüenza, simple y llana vergüenza, es lo que habrían de sentir si lo reconocen sólo por eso: “¡Ah, sí!, vienes de Salamanca, ¿no es ahí donde se juntan más de treinta mil jóvenes a emborracharse legalmente de una sola vez, con la excusa bendecida de celebrar una Nochevieja anticipada? Vais a terminar en el Guinness”, pues esto te lo pueden decir cualquier día cuando salgas de vacaciones a otro punto de España (o incluso de algún país extranjero). Igual de sonrojante que cuando te relacionan con la España negra de Puerto Hurraco, el crimen de Los Galindos o la Santa Inquisición.

Y, claro, si se celebra alrededor del día 15 de Diciembre y cae un fin de semana por en medio, cualquier vuelve a clase después; ya, empalmamos hasta después de Reyes, ¿no? Bueno, da igual, si así conseguimos abrir los telediarios, mejor que mejor. Total, para lo que se aprende aquí …

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s