Recorta y pega, que algo queda

Dicen que éste es un país de chapuzas y yo creía que habíamos mejorado y otros países nos habían adelantado en este ranking. Pero resulta que no.

El Boletín Oficial del Estado publicó el pasado sábado varias disposiciones muy importantes, quizá la que más impacto ha causado la relativa a las medidas para la “racionalización del gasto público en el ámbito educativo”.

Pero junto con ésta, hay otra disposición, mucho más breve, relativa a la producción de biodiésel. En el último párrafo del preámbulo en dicha Orden del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, puede leerse: “En su virtud, con la aprobación previa del Vicepresidente Tercero del Gobierno y Ministro de Política Territorial y Administración Pública, de acuerdo con el Consejo de Estado, dispongo:”

¿Cómo? ¿Vicepresidente Tercero del Gobierno y Ministro de Política Territorial y Administraciones Públicas? ¿Qué? ¿Existe una Vicepresidencia Tercera? ¿Y dónde está la Segunda? ¿Quién la ocupa? ¿Existe un  Ministro de Política Territorial y Administraciones Públicas? Inexplicable, ¿verdad?

Pues no, tiene su explicación. Según indicaba El País el mismo sábado en su edición digital, parece que se han limitado a sacar del baúl de los recuerdos una Orden elaborada cuando dicha Vicepresidencia existía y estaba ocupada por el Sr. Chaves y parece que sin leerla siquiera, ¡hala! a la imprenta. Patético ¿no les parece?

Me recuerda la siguiente situación: hace unos años formé parte del Tribunal que debía juzgar el concurso convocado para la provisión de una plaza de Profesor Titular en una Universidad española. La candidata (pues sólo concurrió una) presentó una Memoria muy extensa, en la que detallaba, en el mejor estilo Bolonia, los objetivos a alcanzar en cada tema de cada asignatura, así como otras muchas características, indicando a qué alumnos iba dirigido el tema; pues bien, en todos los temas ponía alumnos de enseñanza secundaria obligatoria. Yo creí que había sido trasladado a otro sitio y tiempo, pero no, la explicación parece que era  más sencilla: la candidata, simplemente, se había limitado a fusilar (“recorta y pega”) la Memoria que alguien había presentado en una oposición a una plaza docente de Enseñanza Media y se acabó, sin repasar nada de nada, sin preocuparse siquiera de cuidar los detalles.

La prepotencia es lo que tiene.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Universidad, La Universidad-Bolonia, La Universidad-General y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Recorta y pega, que algo queda

  1. José Mª dijo:

    Y (presumo) hay algo más grave en ese “concurso” (sin oposición, como todos), que no mencionas. Probablemente el tribunal dió eso y más ignorancias por bueno y la candidata obtuvo “su” plaza. Cosas así envalentonan a los enermigos de los funcionarios (sin necesidad de disparar sobre ellos, por supuesto).

  2. JL dijo:

    …”hace unos años”. ¿Muchos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s