el cafelito

Hace unos días un político dijo que El funcionario debe olvidarse del cafelito y el periódico; no sé si fueron exactamente éstas sus palabras, pero el tono amenazante sí lo era. Hoy se nos han descolgado con que han mandado a Bruselas (¡viva la soberanía nacional!) la propuesta de un nuevo paquete de medidas que incluye rebajar el sueldo a los funcionarios (!) cuando se encuentren de baja. Como siempre, tirando por el camino más fácil y menos original. Me imagino la alegría que nos dará cuando estemos ingresados en un hospital, recién operados de un cáncer, con la tripa abierta, treinta grapas arañándonos el cuerpo y dos drenajes atravesando nuestros músculos, atiborrados de sedantes y antibióticos, con el sueldo mermado y teniendo que pagar una cantidad por estar ingresado, pues ya saben lo que dijo otro, algo así como “… si cuando estás en tu casa tienes que pagar para comer, ¿por qué en el hospital te tienen que dar la comida gratis?”. Se olvidaba, interesadamente, de que no sólo no es gratis, sino que esa comida, la cama del hospital, las medicinas, el sueldo del personal sanitario que te atiende, etc., ya la has pagado con antelación (como en el Burger King) en forma de impuestos.

Volviendo al primero de los citados, salvando todas las distancias, podemos aplicar la frase de Kropotkin “de cada uno según su capacidad, a cada cual según su necesidad”, repito, salvando todas las distancias y, por tanto, si el funcionario debe olvidarse del cafelito, me gustaría que ellos se fuesen olvidando de:

-el nombramiento a dedo
-las dietas estratosféricas
-la pensión consolidada en sólo dos años
-el mayordomo o como-lo-llamen para servir el café
-el coche oficial
-el viajar (gratis) en primera clase
-el “trabajar” de martes a jueves (en el mejor de los casos)
-el aeropuerto personalizado
-los cuatro meses de vacaciones
-los gastos de representación
-la visa oro
-las esculturas tipo moái
-los asesores

-el retiro dorado en una empresa pública (o en la Diputación Provincial o en las Cortes Regionales)

-los cuadros por autores de firma

– …

Y, por supuesto, que se les rebaje el sueldo proporcionalmente cuando no asistan a una sesión del Congreso, Senado o Cámara a la que pertenezcan, se les reclame daños y perjuicios cuando hagan mal su trabajo y todo lo de más que usted, querido lector, está pensando y no se atreve a decir.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a el cafelito

  1. manoloneri dijo:

    yo si estoy en desacuerdo, habria que quitarles mas todabia por los muchos años que llevan haciendolo

  2. vicen dijo:

    Totalmente de acuerdo eso si los funcionarios que sigan con el cafetito que me joden el negocio !!!!!sí quieren no compró el periódico y me lo ahorro

  3. AMG dijo:

    No puedo estar mas de acuerdo …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s