Funcionarios, no funcionarios, crisis y sueldos

Con la crisis es indudable que muchos trabajadores han perdido su empleo. Además, la cobertura de los desempleados y las condiciones sociales han disminuido apreciablemente. No soy yo quien vaya aquí a repetir lo que dicen los sindicatos, los periódicos y los “analistas” y “tertulianos”.

Cuando se ha tocado el sueldo, la paga extra y las condiciones de trabajo de los funcionarios, muchos trabajadores (no funcionarios) han sido los que han remitido comentarios a los periódicos (especialmente en las ediciones digitales, amparados por el anonimato) alegrándose de estos perjuicios a unos asalariados, con los más peregrinos argumentos: que si les han regalado la oposición, que si no dan palo al agua, que si los moscosos y los canosos, … Mientras tanto, los funcionarios han perdido en los últimos dos años alrededor del 20 – 25 % de su poder adquisitivo (inflación aparte), cantidad que hay que sumar a la pérdida de todos los años en los que la subida de sueldo fue sistemáticamente del 2 % cuando la inflación estaba en valores mayores (y los sueldos por convenio colectivo subían en más de esta cantidad).

Sólo por poner un ejemplo: ¿Saben estos salvadores de la patria que cuando un funcionario se ausenta por un moscoso NO SE CONTRATA A NADIE para cubrir su puesto? Saben que al día siguiente tiene que sacar adelante el trabajo del día anterior? Eliminar los moscosos es simplemente un ejercicio más de demagogia y de soltar carnaza a los ignorantes. Los seis días de moscosos simplemente trata de compensar los sin sueldo al año que la implantación de aquéllos supuso.

Por eso sorprende leer noticias como la que ayer recogían algunos medios, según la cual en el mes de julio se han acordado salarios en convenios colectivos con una subida media del 1.56 %, resaltando la noticia que es un valor menor que la inflación interanual, establecida en el 2.2 %. La noticia abunda a continuación sobre las diferencias entre convenios sectoriales y de empresa.

Pero, ¿qué pasa? Con todo mi respeto a los desempleados: ¿Están los empleados no funcionarios pactando subidas de sueldo (por muy exiguas que sean) y al mismo tiempo alegrándose de que a los funcionarios se les baje el sueldo? ¿Hasta dónde vamos a llegar con esta desfachatez? Ya no son sólo los políticos, sus asesores, sus intocables sueldos, sus tarjetas de crédito, coches oficiales, dietas, pluses y demás (inclúyase aquí todo lo que se sepa y se quiera; aun se quedarán ustedes cortos); también los asalariados que declaran tener una conciencia de clase (¿de qué clase? me pregunto).

Es realmente lamentable la actitud de estos miembros de la clase trabajadora que en un ejercicio más de su egoísmo, envidia y desfachatez (por utilizar epítetos no insultantes, sino simplemente ajustados a la verdad, a la vista de sus obras), mantienen y defienden esa postura. Indigna. E indignado me tiene. Tendrá que llegar un momento en que junto a asaltar el Palacio de Invierno y tomar la Bastilla, tengamos que repasar la actitud de estos grandes sufridores, grandes trabajadores y … perdonen, pero no me quedan fuerzas para seguir ni ganas de insultarlos, como muchos de ellos hacen a diario con los funcionarios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s