¿Una nueva “ley Azaña”?

Quizá ustedes conozcan (seguro) la ley Azaña. Brevemente, supuso el pase al retiro (voluntario) en 1931 de un apreciable número de oficiales del ejército, incentivado por el mantenimiento de la totalidad del sueldo. El resultado que se buscaba, entre otros, era la renovación y reducción del número de  oficiales del ejército. De esta manera, aquéllos que no estuviesen de acuerdo con los nuevos tiempos podían retirarse y dar paso a personas que estuviesen más de acuerdo con ellos. Quizá haya que decir tambien que el ejército estaba sobredimensionado en oficiales y mandos con respecto a la tropa. Tsambién que la medida no fue un éxito, especialmente por razones ajenas a la de su implantación.

Y yo me pregunto ¿no podría dictarse una ley Wert para facilitar la jubilación anticipada del profesorado que así lo desee y que cumpla una serie de requisitos? Más o menos como han estado haciendo en algunas comunidades autónomas con mayor o menor magnanimidad (quizá excesiva) o mezquindad (sin duda  excesiva, en algunos casos) y que ha quedado suspendida por la denuncia del Tribunal de Cuentas (y quizá la falta de decisión de algunos rectores).

La universidad siempre está cambiando, con cambios mínimos, inapreciables en una escala corta de tiempo, pero esos cambios a veces pueden ser muy importantes. Por lo que a mí respecta, la aplicación del modelo Bolonia, tal y como se ha entendido en este país, es un claro proceso de desmantelamiento de la universidad (cuyos fines son la enseñanza y la investigación), convirtiendo al profesorado casi en meros rellenadores de encuestas, formularios, fichas y demás, con claro menoscabo de sus funciones (repito, docencia e investigación). Mucho podríamos hablar y hemos hablado ya sobre este asunto. Lo que ocurre es que muchos profesores, entre los que me incluyo, no se encuentran cómodos con esta situación y creen que esto no va a redundar ni a la corta ni a la larga, en ningún beneficio. O, dicho de otra forma, el seguir el juego Bolonia puede incluso generarles problemas de conciencia a Bolonia. Pero como la objeción de conciencia a Bolonia no está prevista, pues hay que aguantarse y apechugar con lo que venga (como siempre). De hecho, ya hay algunas voces (de los en su día más entusiastas defensores de Bolonia) que argumentan que quizá no sea el momento más adecuado para implantar Bolonia (también lo he comentado aquí), pero nadie ha tenido las agallas de agarrar al toro por los cuernos (con todo lo que les gusta recortar) y detener la implantación del modelo Bolonia.

¿Qué se conseguiría de esta manera? ¿Que perseguiría esta ley Wert? No obligar a algunas personas a pasar por las horcas caudinas de Bolonia, por supuesto, pero, quizá lo más importante, renovar la plantilla de profesorado. Ahora mismo no se permite una tasa de reposición (como si esto fuese una gran superficie y nosotros lechugas, huevos o quesos; señoras y jovencitas en la segunda planta, caballeros en la tercera; oportunidades y todo para el hogar en la última planta, junto al restaurante) superior al 10 %, es decir, deben jubilarse diez profesores para que se permita la contratación de uno. ¿Consecuencia? El envejecimiento del profesorado. También un tema aquí tratado: No sé si el departamento al que estoy adscrito es representativo o no de esta universidad y de la universidad  española en general, pero la edad media de sus profersores, a fecha de hoy, es de 56 años, es decir, un departamento completamente envejecido. Por ahí está escrito que la máxima productividad científica se desarrolla entre los 27 y los 40 años, por lo que imaginen ustedes lo que nosotros podemos producir … La entrada de jóvenes investigadores y docentes, formados adecuadamente, es una necesidad imperiosa en nuestra universidad. Y para ello se requiere que la sustitución sea paulatina, preparando a los nuevos para así poder jubilar a los viejos. Lamentablemente, en estos momentos no se está haciendo ni lo primero (los planes de becas son lastimosos, cicateros, tardíos y aperiódicos) ni lo segundo (ya lo han visto ustedes).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Universidad, La Universidad-Bolonia y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Una nueva “ley Azaña”?

  1. Pingback: Nuevas vestiduras, por favor, que hace frío y las llevo rasgadas | Rick2sam's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s