La babosa, el caracol y la mona

NOTA: Antes de comenzar con esta aparente fábula, es conveniente recordar que la babosa y el caracol son moluscos gasterópodos. Ambos provistos de un  par de cuernos (tentáculos en cuyos extremos se encuentran los ojos, en realidad), tienen tamaños similares (existen unas variedades denominadas negras que son descomunales, como no podía ser menos) y comparten el mismo hábitat, siendo la diferencia fundamental y más evidente la falta en las primeras y la existencia en los segundos de una concha espiral.

En ese hábitat único conviven los caracoles y las babosas. Éstas se consideran inferiores a aquéllos por su falta de concha espiral, pero no desaprovechan cualquier oportunidad para lisonjear y babear, nunca más oportuno, cualquier acción de los caracoles. Éstos, en algunas ocasiones, embebidos en su soberbia, las ignoran y las desprecian.

Pero subyace otro efecto importante: todas, absolutamente todas las babosas desean convertirse en caracoles en algún momento de su existencia. Aparentemente es muy fácil: sólo se trata de conseguir una concha espiral en la que alojarse, con la que protegerse a modo de palio, que originalmente protege de la lluvia, pero en realidad enaltece a quien bajo él se desplaza. Ellas basan su aspiración en el rol tan similar, a veces indistinguible, que ambas familias juegan en ese hábitat, dónde sólo una cosa está fuera de su alcance: ser el rey (o la reina) del hábitat. Y recriminan a los caracoles su status, en otras palabras, el tener esa famosa y gratificante concha espiral que ellas desean sobre todas las cosas. No aceptan, sin embargo, desplazarse a hábitats próximos, en donde el fallecimiento de algunos caracoles (a veces devorados por sus propios caracolitos o babosillas) ha dejado conchas libres; estas babosas no consienten desplazarse de su hábitat lo más mínimo.

Se observa, sin embargo y tras un detenido análisis, dos subclases de babosas: las que cansadas de esperar que del cielo les caiga la ansiada concha, se enrocan en su papel de babosa, siguiendo así hasta la muerte, pero continuamente reivindicando su papel fundamental en el mantenimiento del equilibrio entre las especies y el papel que, en definitiva, ellas juegan; y otra clase que, tras algún tiempo y aparentemente sin esfuerzo, sólo o casi sólo con la espera, consiguen la ansiada concha espiral. Entonces, ellas que tanto habían defendido el papel equilibrador de las babosas, reclaman un claro, evidente y extenso reconocimiento a la calidad de su concha. Las que aun no han dejado de ser babosas son eso, babosas, y deben babosearlas a ellas, las que han alcanzado el ansiado status de caracoles, hecho que no dejan de repetirse a sí mismas (como la bruja ante su espejo mágico en el cuento de Blancanieves) y a quien quiera (o incluso no quiera) oírlas. No aceptan que los caracoles que llevan tiempo siéndolo no las adoren y lisonjeen continuamente. En su opinión, la suya es la única, la inmarcesible, la sublime, la no suficientemente valorada, la incomprendida, la, en fin, mejor concha.

Y, asaz curioso: todo lo que antes denostaban de los caracoles ahora lo ignoran (nunca existió, incluso, lo han somatizado) y asumen los planteamientos de aquéllos. Algo así como pasar de “¿qué se han creido ésos?” a “¿qué pretenden éstas?”

No se dan cuenta que, por mucha concha que carguen a sus espaldas, nunca serán, sin embargo, como los caracoles, pues les faltará siempre, siempre, la joroba visceral que a ellos confiere caché. Y es que, como dice el refrán, aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Universidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s