El maletín nuclear

No es un concepto abstracto, es una realidad que surgió en la era de Kennedy como Presidente de los Estados Unidos; contiene los protocolos y medios para desencadenar un ataque nuclear y está permanentemente custodiado y acompaña al Presidente en sus viajes. Lo he leído por ahí. Los rusos también tienen el suyo; no sé si los otros países que disponen de bombas atómicas también, pero es muy probable que sí.

Es tremendamente gratificante que nuestros polìticos no tengan maletines nucleares ni nada que se les parezca, visto lo descuidados que son con sus artilugios y gadgets con que los premiamos por su buena labor. El último ha sido el Sr. Presidente de la Comunidad de Madrid. Quizá hayan leído ustedes que desde su cuenta de Twitter se ha “tuiteado” una felicitación navideña de índole sexista. ¿Qué ha hecho? Pues pedir disculpas (éso le honra) y decir que “ha sido una persona de su equipo” que ha pinchado por error donde no debía. Él no, por supuesto.

En el pasado mes de junio se publicaba en la cuenta de Twitter de la Ministra de Desempleo que había alcanzado un récord en un juego electrónico. ¿Qué hizo? Pues nada, pero se insinuó que “otra persona” había accedido a su cuenta, fue una “travesura infantil”.

En agosto fue el Sr. Presidente de la Comunidad Extremeña, el que en su Twitter también alardeó de haber conseguido una puntuación elevada en un juego electrónico. Pero no, no fue él, fue “una mano inocente”.

Y hay más ejemplos. Y lo que se nota es que ellos nunca han sido, siempre han sido otros. No se equivocan, son los otros los que se equivocan. Pero aún así, ¿se imaginan ustedes el pavor si en vez de una cuenta de Twitter estuviésemos hablando de un maletín nuclear confiado a estos señores? ¿Y que lo pierdan? ¿O “se lo use” otro? Esto me parece, por lo menos, muy poco serio, de verdad.

La cuestión es no tener nunca la culpa, siempre tiene que haber algún otro a quien echársela y si no la hay, se le echa al “sistema” o al “ordenador”, pero nunca, nunca, se asume. ¿No lo han comprobado, esta auto-exculpación, cuando alguien manda un correo electrónico y el documento que se acompaña nunca aparece? La misma situación que cuando se detectan errores en los escritos “Ha sido la secretaria”; sí, pero aunque lo haya sido, usted asume el contenido del escrito con su firma. Y en el caso del Twitter, lo asume como titular de la cuenta.

Pero, ancha es Castilla, aquí no pasa nada. Y si pasa, se le saluda.

P.S.: No tengo cuenta en Twitter, al menos de momento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s