Interpretación libre del Génesis (y un fragmento apócrifo)

Dios formó a muchos hombres del polvo de la tierra (¿era alfarero? después dicen que los caganers constituyen una falta de respeto) y sopló en sus narices aliento de vida (ese día no había comido ajo). Y plantó un huerto en el Edén, al occidente y puso allí a los hombres que había formado. Y mandó Dios a los hombres, diciendo: De todo árbol del huerto podréis comer, mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no, porque el día que de él comiéreis, ciertamente moriréis. (Los hombres preferían visitar ese jardín, donde las copas eran gratis, al igual que la fruta; en los otros jardines había que pagar, aunque no sé cómo, aún no habían llegado los lidios y sus monedas).

Y dijo Dios: No es bueno que los hombres estén solos; les haré ayuda idónea para ellos (¡Vaya ayuda que se le ocurrió!). Entonces Dios hizo caer sueño profundo sobre los hombres (se ayudó de la televisión, aunque éso se nos oculta) y mientras dormían, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar (como consecuencia de la eliminación de la costilla el hombre ganó en flexibilidad corporal sin tener que hacer pilates y la acción de Dios inspiró años después a conocidas “celebrities”). Y de la costilla que Dios tomó de cada hombre, hizo una mujer y la trajo al hombre. (Algunos dicen que el hombre le sirvió de ensayo y por eso la mujer ya salió perfecta; otros opinan que nunca segundas partes fueron buenas).

Todo transcurría en armonía y buena vecindad. Pero la serpiente era astuta (no se sabe si entonces ya sabía reptar, pero por lo que viene después parece que no), más que todos los animales del campo que Dios había hecho (la serpiente sería, pues, un catedrático); la cual dijo a una mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? (la mujer se sorprendió al ver a una serpiente que hablaba; ella, sorprendida, ella, que la habían hecho a partir de una costilla).
Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis (se había aprendido bien la lección; las mujeres siempre han memorizado muy bien). Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis (también era profeta o trabajaba en un programa nocturno de videncia en la televisión). Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer (no sabemos si era de mazapán o de turrón) y que era agradable a los ojos (cuestión de pH, para que no pique), y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría (es decir, comías de sus frutas y te daban la acreditación de la ANECA); y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella (es decir, la mujer no sólo se va de compras y compra lo que no le hace falta y le han dicho que no compre, sino que convence al hombre para que también compre; ¡calzonazos!).
Y oyeron la voz de Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día (era septiembre y aun no refrescaba); y el hombre y esa mujer que había comido del árbol prohibido se escondieron de la presencia de Dios entre los árboles del huerto (aún tenían el corazón de la manzana en la mano; no había papeleras y eran muy limpios).
Mas Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú? (¡Anda que no lo sabía, con lo listo que es y todo lo ve!)Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí (¡chivato!).
Entonces Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí. (Como ven, era como ahora, todos pasaban la culpa al siguiente; de esta forma se inventó el escalafón).
Y Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu pecho andarás (no sé hasta entonces cómo hacía la serpiente para desplazarse), y polvo comerás todos los días de tu vida (por eso tienen las serpientes los dientes tan blancos).
Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente y occidente del huerto de Edén querubines (angelotes mofletudos, sonrosados y de culo vuelto) y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.

Tras haber expulsado a Adán y Eva, el Edén siguió poblándose con otros moradores, puestos por Dios, quienes pacientemente y sin problemas, cumplían la orden de no coger frutas del árbol del bien y del mal. Y desde el mismo día de la expulsión, Adán, Eva y sus hijos Rómulo y Remo, junto con Luperca, la loba a la que cuidaban y se hacía cargo de sus hijos cuando ellos decían que iban a ganarse el sustento, se asomaban cada día con su troncomóvil a la verja que limitaba el Edén, y con lastimeros gemidos añoraban aquel tiempo en que podían deambular libremente por el mismo. A veces, recordando sus años de felicidad en el Edén, Adán se transfiguraba, gracias a sus poderes mágicos y su sentir sibilino, en la espada flamígera y se infiltraba en el Edén, haciéndose pasar por aquélla, vigilando para que nadie tomase frutos del árbol prohibido y si alguien lo hacía, recogía evidencias (ya se había empezado a hablar de Bolonia) y enseguida las mostraba a Dios, el cual no le hacía caso y comenzaba a hartarse de Adán, pero en ningún caso aceptó sus nausebundos y denunciantes cánticos de sirena para permitirle de nuevo el acceso al Edén (Espero). De hecho, Dios estaba muy sorprendido, pues nunca había tenido que poner seguratas en el Edén hasta que Adán (o Eva, o la serpiente) la chafó. Por eso, quizá, estaba molesto con el papel de mosca cojonera que Adán se había auto-arrogado en su diario deambular, cual justiciera espada flamígera, por el Edén (además, Adán se permitía amenazar con chivarse si veía a algún morador merodeando alrededor del árbol de marras).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s