Por imperativo legal

En estos momentos ya se conoce el borrador del Decreto de nuestra estupendísima Junta del cual tiene que emanar, desarrollándose, lo que se ha venido en llamar el mapa de titulaciones y de ahí, si nadie lo remedia, la concentración parcelaria.

No quiero aburrirles (ustedes tienen la opción leyendo ese borrador), pero en el Art. 6 (“Criterios para la supresión de enseñanzas de Grado y Máster”) del mismo, apartado 1 (que establece los criterios para “acordar la supresión de enseñanzas universitarias oficiales”), letra (c), se indica “Contar con tasas de rendimiento y evaluación, por debajo del 50 % durante un periodo de tres años consecutivos”. Literal, incluída esa coma innecesaria y fuera de lugar. No sé si esta norma está rescatada de disposiciones anteriores o es nueva.

Pero ya ven ustedes. Ahora mismo si una asignatura se pone “cuesta arriba” se aprueba por un “Tribunal de Compensación” sin prácticamente ningún requisito para ello, sólo acumular un número suficiente de suspensos (créanselo, es así). Si el borrador se eleva a definitivo (sí o sí) entonces ya no hará falta ni el Tribunal de Compensación: O apruebas a más del 50 % o te cierran la titulación, con lo que, por aquéllo de muerto el perro se acabó la rabia, eliminamos las plazas de profesorado, administrativos, laborales, etc.; cerramos la titulación y ponemos una cafetería.

Pero no es incoherente: ¿qué hace un empresario con una empresa que no rinde? cerrarla, está claro. Bueno, puede pasar por distintas etapas previas, si no que le pregunten a algunas de las mentes preclaras empresariales de este país, aunque tengan que ir a algún centro penitenciario para preguntarles, o a las sedes de compañías internacionales que coticen en la Bolsa.

Así que mis queridos y nunca suficientemente ponderados compañeros de trabajo: sepan que ya no hay que aprobar a los alumnos porque por sus conocimientos (y habilidades y capacidades y demás mandangas)  se lo merezcan, sino por imperativo legal.

No va a ser difícil, bastará con ordenar la lista de calificaciones de mayor a menor y cortar al llegar al 51 %. Paraa algunos colegas, quiero advertirles que aunque el número total de alumnos sea inferior a 100, el porcentaje también se puede calcular. Lo digo porque en la Memoria de actividades de cierto órgano no se detallaba el porcentaje de algo porque se había dado un número de casos inferior al centenar y, según los redactores de la misma, no podía hacerse el cálculo porcentual.

De todos modos, tampoco debe usted preocuparse si regularmente sólo aprueba al 30 % de los alumnos; ya hay quien se ha tomado en serio el asunto y aprueba al 96 % del total (hay datos).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco, La Universidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Por imperativo legal

  1. Pingback: ¿Frustación o fraude? | Rick2sam's Blog

  2. Pingback: Las tres Marías | Rick2sam's Blog

  3. Pingback: ¿Moléculas? No, gracias | Rick2sam's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s