Nuevas vestiduras, por favor, que hace frío y las llevo rasgadas

La prensa local se ha descolgado hoy (no sólo el periódico al que lleva este enlace) con un estudio realizado por un sindicato, en el que se avisa de los problemas que pueden surgir (que surgirán) por el proceso natural de envejecimiento y jubilación de profesorado en la USAL. La culpa la Junta de Castilla y León, por supuesto (NO la defiendo; simplemente aceptan mudos las imposiciones de Madrid, al igual que laUSAL acepta mudita las imposiciones de la Junta).

Se apunta a una situación muy grave por la falta de reposición de las plazas a medida que el profesorado se jubila y la necesidad de un periodo de rodaje (quizá no sea la expresión adecuada) para el profesorado; como dice una compañera mía de Departamento, “un profesor no se improvisa”. Yo ya he apuntado aquí en algunas ocasiones anteriores la situación general y específica en mi Departamento, pero esta página es únicamente un sitio de desahogo y no creo que su contenido llegue muy lejos. Ahora todos nos rasgamos las vestiduras (el Sr. Vicerrector de Profesorado el primero, diciendo que la situación es “traumática”; ¿es que este señor no tenía datos?) por lo que se nos viene encima.

De todos modos, hay que hacer una aclaración a las noticias aparecidas en la prensa: el profesorado se jubila a los 65 años, no a los 70, como parece que universalmente se asume; lo que está previsto en la ley es que se posponga la edad de jubilación hasta los 70 años. Por tanto, el hecho de que se jubilen a los 65 no es consecuencia de una “jubilación anticipada”, como he leído por ahí, sino justo al contrario, la jubilación “normal” es a los 65 y puede, repito, posponerse hasta los 70. Porque de ahí a intentar sacarle los colores a los que se jubilan (están en su derecho) a los 65 años, hay un paso. Y, a mayores, como se dice en esta tierra: en su calidad de funcionarios (malditos, vagos, opresores, perennes tomadores de café, ausentes a todas horas de su puesto de trabajo, enchufados y enchufadores, con puestos heredados y todo lo que ustedes quieran, ¡faltaría más!) pueden jubilarse incluso a los 60 años, si llevan el número requerido de años de servicio. No como los empleados de banca, Telefónica y otras compañías privadas (las salvadoras de la Patria, por supuesto), en donde ha habido gente que se ha jubilado o prejubilado incluso a los 52 años; con el by pass legal necesario para ello, pero así ha sido.

Por eso, vamos a pedir que nos den unas cuantas piezas más de ropa, nuevas vestiduras, que nos la vamos a rasgar toda todita ahora mismo, haciéndonos de nuevas con estas noticias. ¡Y yo con estos pelos!

¡País!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Universidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s