Una pescadilla … ¿interesada?

Sí, ya lo sé, estamos inmersos en plena crisis (de la que el 99 % de los españoles no tienen culpa, pero la están sufriendo) y hay que apretarse el cinturón.

Además, como TODA la culpa es de los funcionarios, pues hala, como si fuesen “los sospechosos habituales” del Capitán Renault (véase las escenas finales de Casablanca, ya en el aeropuerto), no sólo se les castiga con medidas que no buscan una mayor eficiencia, sino que suenan más a revancha (se les rebaja el sueldo, se eliminan días de permiso, en los que NO se contrataban sustitutos al funcionario de permiso, por lo que era éste, a la vuelta, el que tenía que pechar con todo el trabajo atrasado, por ejemplo). Además, las bajas por jubilación o fallecimiento se cubren sólo en un 10 %, con lo que se persigue (y consigue) adelgazar la administración. Ni gimnasios, ni dietistas, ni nada de nada; Ministerio de la Función Pública y ya está.

¿Consecuencias? Aparte del cabreo generalizado de los funcionarios y el incomprensible regocijo de la clase trabajadora no funcionarizada, digo. Pues un retraso en TODO lo que tiene que ver con la Administración y ¡oh! la necesidad imperiosa de recurrir a contratar servicios externos. La denominada externalización de servicios.

¿Qué? ¿Echamos o no reponemos a los funcionarios, les hacemos trabajar más horas, les reducimos drásticamente los días de vacaciones y, a pesar de ello, tenemos que externalizar algunas funciones de la función pública? Pues sí, así es este país.

Vean, si no (o “vean, sino”, como dicen muchos de mis alumnos). Aquí tienen varios ejemplos:

El Boletín Oficial del Estado del pasado 25 de Septiembre de 2012 publicaba la Orden HAP/2017/2012, de 20 de septiembre, por la que se declara la insuficiencia de medios de la Intervención General de la Administración del Estado, que justifica la contratación con empresas privadas de auditoría.  Lo pueden comprobar ustedes mismos.

Y … yo no quiero ser malpensado, porque estoy seguro que “esas” cosas que ustedes y yo nos imaginamos, no ocurren, ¿verdad? ¿Quién está ligado a esas “empresas privadas de auditoría”? No será un asunto similar a la post (sic) guerra de Irak, que está enriqueciendo a numerosas empresas de seguridad relacionadas con …? Sí, “esos” que ustedes se imaginan.

Otro ejemplo: Según se nos informaba el pasado 5 de Abril (para que vean que no era una “coyuntura” del 2012, sino que la cosa sigue), la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad, ha retrasado seis meses el plazo de resolución del procedimiento de concesión de ayudas de los Subprogramas Ramón y Cajal, Juan de la Cierva, Personal Técnico de Apoyo y Torres Quevedo. También lo pueden ustedes comprobar. ¿La razón esgrimida? Ahí pueden verla, textualmente: “no disponer en la actualidad del gran volumen de recursos humanos y materiales necesarios” y “el aumento en el número de solicitudes”.

Es decir: culpabilizamos al funcionario, le reducimos sus días de permiso, les aumentamos la jornada laboral y aún así “no disponemos de los recursos humanos y materiales necesarios”, pero eso sí, reponemos en el mejor de los casos el 10 % de las jubilaciones y fallecimientos.

Este retraso en la resolución también ha afectado a las denominadas “Estancias breves en el extranjero” para los titulares de becas de investigación, incluso una vez publicada la relación provisional de la concesión de las ayudas para las estancias y cuando muchos de ellos ya habían cerrado las condiciones (fechas, alojamientos, billetes de transporte) para dicha estancia.

Está claro: (1) no tenemos dinero (está en Suiza, presuntamente); (2) reducimos el sueldo a los funcionarios; (3) no reponemos las defunciones y jubilaciones; (4) por falta de medios no podemos hacer frente a los compromisos en plazo; (5) contratamos a alguien de fuera para hacerlo; (6) nos gastamos más dinero (que no tenemos). Y aquí volvemos a (1). La pescadilla.

¡Y éstos eran los listos, los que decían (presuntamente) “dejad que España se hunda, que ya nos encargaremos nosotros de salvarla”!

A mí me gustaría apearme en la próxima. ¿Y a usted?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una pescadilla … ¿interesada?

  1. José Luis dijo:

    También

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s