El teléfono

Originalmente el teléfono se utilizaba para comunicarnos oralmente entre dos sitios, más alejados o menos. Primero a través de una “operadora” y luego ya con marcación automática.

Desde la introducción y el desarrollo de los teléfonos móviles, se utiliza cada vez menos para hablar y más para otras cosas, desde tomar fotos o grabar escenas, hasta remitir y recibir mensajes de texto en todas sus variantes tecnológicas; almacenar juegos, conexiones a internet, operaciones bancarias, etc.

Hace más de 30 años leí en algún sitio que el teléfono se ha inventado para acortar las distancias y no para alargar las conversaciones. Y esta frase podría aplicarse a algunas de las recientes aplicaciones de este artilugio (¿herramienta?). ¿No lo creen? Pues sí, sólo tienen ustedes que suscribirse a algún grupo de guasap o féisbuk o tuíter o una cosa por el estilo, para ver la cantidad de memeces que ahí se vierten, la cantidad de bobadas que la gente pone (ponemos). Por supuesto, las distancias quedan acortadas, anuladas casi, en un sistema de divulgación con diseminación radial en todas direcciones en tres dimensiones, al tiempo que las conversaciones (entendidas en este caso como cantidad de mensajes) se alargan, se alargan, se alargan, … indefinidamente. Todo ello favorecido, sin duda, por el sistema de tarifa plana que se ha impuesto casi de forma universal para el pago de estos servicios.

Cierto que nos ayuda a mantenernos en contacto, al día, a saber de los demás, pero el uso compulsivo no puede ser en absoluto bueno, ni para unos, ni para otros. No propongo que venga ningún Gran Hermano en forma de presidente de comunidad autónoma o cosa por el estilo a limitarlo, sino que se debería hacer, de forma espontánea, un uso racional. Quizá ya se está haciendo, es decir, quizá los que lo utilizan compulsivamente (en opinión de otros) no son conscientes de ello y sí consideran que hacen un uso racional. Porque, a fin de cuentas, la valoración de las acciones de uno las debe hacer, en primer lugar, ese uno. Aunque, en opinión de los otros, se esté equivocando.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El teléfono

  1. José Mª dijo:

    El uso del “móvil” (me gusta más el italiano “telefonino”) supone varios inconvenientes para el entorno de su usuario.
    Éste es frecuentemente una persona ¿cómo dirìa? “deshinbida” y “altavocera”, de modo exagerado incluso para el español medio que ya es muy gritón. Así que todo el entorno del parlanchín se debe enterar de asuntos personales incluso escabrosos. Como todos hemos experimentado tal deshinbición y altavocería se da también en ambientes cerrados y públicos, como bares, autobuses, trenes y aviones. En cambio debería haber en esos lugares un sistema de INHIBICIÓN DE FRECUENCIAS (salvo para el 112 y similares) y un espacio separado para menesteres personales (¿o vamos a tener que abrir tambien los WC para desproteger toda la, seguramente sospechosa, intimidad?).
    Hay otro peligro, físico éste, en la concentración a la pantallita y tecladito del chisme por su usuario. En este caso se trata de usuarios jóvenes (los del apartado anterior son de cualquier edad), ágiles, veloces y dotados, por tanto, de una gran energía cinética (la ligada a la velocidad). Estos jóvenes, además, caminan (casi corren, a veces) al tiempo que manipulan (¿digipulan?) su “gadget” (chisme) con ojos puestos exclusivamente en él, con la cabeza, por tanto, en posición de embestida. Más de una vez he hurtado el choque en el último momento, maniobra que mi edad aún me permite hacer con solvencia. A quién no puede ser golpeado. O derribado (eso es una buena embestida, después de todo ¿no?). Como solución de emergencia para ésto propongo: la compra de tales chismes debe ir acompañada de un SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL como ocurre con las pólizas de seguros de hogar.

    Pero todos estos, y muchos otros avatares, se resuelven más sencillamente con EDUCACIÓN. Pues, como dijo W. Churchill : “SI CREES QUE LA EDUCACIÓN ES CARA, PRUEBA LA IGNORANCIA “.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s