La regla de Saytzeff

Los evangelios canónicos describen los mismos hechos históricos, por lo que no es raro que coincidan en numerosas ocasiones. Lo que se ha venido conociendo como efecto Mateo está recogido no sólo en el evangelio de San Mateo (13, 12, “Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado” y 25,29, “Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado”), sino también en el de San Lucas, dos veces (8, 18, “Mirad, pues, cómo oís; porque a todo el que tiene, se le dará; y a todo el que no tiene, aun lo que piensa tener se le quitará”; 19, 26, “Pues yo os digo que a todo el que tiene, se le dará; mas al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará”) y también en el de San Marcos (4, 25; “Porque al que tiene, se le dará; y al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará”); San Juan ya saben ustedes que iba un poco a su aire.

El efecto Mateo se aplica en diversos campos (Sociología, Educación y Ciencia). Incluso viene recogido en algunos libros de texto: una de las biblias de la Química Orgánica lo cita precisamente al referirse a la regla de Saytzeff, según la cual en la deshidratación de un alcohol el hidrógeno se elimina preferentemente del carbono más pobre en hidrógeno, entre los contiguos.

De todos modos, ¿no les suena? me refiero a eso de que el que tiene seguirá engordando sus haberes y bienes y al que no tiene “hasta eso le será quitado”? La verdad, cada vez que abro un periódico o veo un informativo, siempre recuerdo mi libro de cabecera de Química Orgánica durante todo un año.

Lo que me sorprende es que en ese alarde de perífrasis al que últimamente nos tienen acostumbrados nuestros políticos no hayan recurrido a la Química Orgánica. Quizá sea porque ellos, benditos liberales, pertenecen en su inmensa mayoría a cuerpos de funcionarios (que consecuentes, ¿no?) para los que es más adecuada una titulación en Derecho, Economía o similares, aunque vista su capacidad para poner remedio a esto daría igual cualquier otro tipo de preparación (o ninguna, incluso). El que sí es químico (y orgánico, para más coincidencia) es el señor Pérez Rubalcaba, don Alfredo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La regla de Saytzeff

  1. David Diez dijo:

    Y cuando hay el mismo número de hidrógenos,,,,,,al funcionario se le quita

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s