¿Transparente o incoloro?

Aunque no lo crean, he observado que la diferencia entre estas dos cualidades es difícil de apreciar por algunas personas. En la Escuela Primaria me enseñaron que transparente significa “que deja pasar la luz y ver las imágenes”, en contraposición al “translúcido” y al “opaco”. Por su parte, incoloro se refiere a la ausencia de color; dado que éste es consecuencia de la absorción selectiva de radiaciones de ciertas longitudes de onda en el intervalo visible (perdón), parece resultar evidente que ambos términos (transparente e incoloro) no son equivalentes, ni parecidos, ni nada de nada; el agua es transparente e incolora; las vidrieras coloreadas de las catedrales son transparentes, pero no incoloras.

Más difícil lo tenemos para diferenciar entre transparente e invisible. Bueno, hoy en día se está clamando por todas partes por leyes de transparencia, aparentemente para que podamos saber sobre cosas que hoy son invisibles. Pero por lo que se refiere a personas humanas (sic) las diferencias entre invisible y transparente no parecen existir. Quizá ustedes recuerden las películas de la serie Regreso al Futuro; en uno de los episodios (creo que el primero) de la saga, Marty McFly es enviado al año 1955 y allí interfiere con su pasado, lo que hace que en una fotografía familiar la imagen de su hermano comience a desaparecer, pues su interferencia ha puesto en peligro el matrimonio entre sus padres e incluso su propia existencia. Bueno, el resto es intentar reconciliar a sus padres y, cuando lo consigue, sus imágenes vuelve a hacerse patentes en la fotografía. Por enmedio, la memorable interpretación de Johnny B. Goode.

Pues como les digo; hay personas que resultan no sé si transparentes o invisibles para otras, mientras que algunas personas parecen disfrutar convirtiéndose en transparentes (o invisibles). Y es una de las situaciones más tensas que se puedan imaginar si usted no es el transparente (o invisible) ni tampoco el transparentador ni el invisibilizador, sino que simplemente es espectador del proceso. Después me vendrán hablando de mobbing, aislamiento, victimismo y demás, pero creo que en este caso de lo que se trata, simplemente, es de una falta de entendimiento, propiciada no sé si por celos, envidias o, simplemente, manías (a veces persecutorias). Y paranoias, especialmente por el autotransparentado o autoinvisibilizado. Y perdonen la ración de neologismos.

Lo mejor es echarle imaginación a la vida y colorearla, aunque sin necesidad de hacerlo con los campos por la primavera.

Post data. Creo que, después de darle varias vueltas, al invisible no lo ves, mientras que respecto al transparente eres consciente de su existencia (lo ves) pero te importa tan tan poco, que eres capaz de ignorarlo e incluso ver a su través.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s