Taurocracia

No, no lo busquen, este vocablo no existe en el DRAE, no sé si en algún momento será incluido, aunque supongo que no. Se trata de un neologismo que podemos considerar compuesto por tauro, del griego ταῦρος, y cracia, del griego κράτος, que puede traducirse por “poder”. Es decir, sería algo así como “el poder de los toros”.

Y éso es lo que ocurre en esta ciudad. Con motivo de las alegres Ferias y Fiestas septembrinas se celebran varias corridas de toros. Cuando yo llegué a esta ciudad, hace algo más de treinta años, los días de toros eran los únicos (aparte de los sábados por la tarde, domingos y fiestas de guardar) en que las tiendas (no los bares, ¡por supuesto!) estaban cerradas. Lo cual no dejaba de ser una lata: fíjense ustedes, por estas fechas comienza el curso escolar y los padres nos las veiamos y nos las deseábamos para poder comprar los libros de texto, gomas, lápices, sacapuntas, cuadernos y demás parafernalia escolar para  nuestros hijos, a la carrera a última hora de la mañana, pues “esta tarde no abrimos, que hay toros”.

Con el tiempo la cosa cambió; algunos comercios comenzaron a abrir los sábados por la tarde (alguna luna le costó a más de uno) y, aunque hubiese toros, las tiendas (algunas, al menos) abrían por las tardes. Hasta llegar, por supuesto, a la situación actual, en la que se abre incluse algunos domingos ¡brase visto!

Pero no todo. Una entidad ocho veces centenaria no puede cambiar así como así y se mantiene aferrada a sus tradiciones (acabo, por cierto, de recibir un mensaje por correo electrónico, remitido por la Junta de Capilla de la Universidad, invitándome a una misa con motivo del inicio del curso académico). Verán ustedes: esta semana se celebran corridas de toros. Con tal motivo, los centros de la USAL permanecen cerrados. ¿Todos? No, en aquéllos en los que hay programados exámenes no se cierra. Con lo que, además de que podamos de nuevo preguntarnos qué pasa con la investigación, resulta que se pone de manifiesto una desigualdad en el trato a los empleados de la universidad. Algunos lo van a recuperar en horas libres (no remuneradas, claro), otros se quedarán en su casa a corregir durante algunos días. Otros, en fin, van a ir a los toros, a ver si los sacan en alguna fotografía en la prensa local.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Universidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Taurocracia

  1. jma dijo:

    A propósito de la Junta de Capilla, su propia existencia y estas convocatorias: ¿qué pasa con la aconfesionalidad del Estado?¿qué tal si tomamos algún ejemplo (no todos) de alguna cosa (tampoco todas) que hace el vecino Estado francés? ¡ Au secours, Voltaire !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s