Los grandes acontecimientos merecen grandes celebraciones

Siempre ha sido así, en cualquiera de los ámbitos o vivencias. Por ejemplo, las grandes victorias guerreras se celebran con un desfile militar. El reconocimiento de los derechos laborales, concretados en la jornada de 8 horas diarias, se celebra en casi todo el mundo con la festividad del 1 de mayo. En el día del orgullo gay, 28 de junio, se celebran desfiles para instar a la tolerancia en ese ámbito.

En el mundo católico son muchos los acontecimientos que se celebran con un tedeum o una misa del Espíritu Santo. Las entronizaciones de los reyes solían celebrarse también con grandes desfiles y, con tal motivo, también se tomaban otra serie de decisiones, como reparto extra de comida al pueblo (vasallo), amnistías o corridas de toros. Las costumbres y los usos han cambiado, a veces por simple y llana evolución y en otras ocasiones por una más que manida recurrencia a la crisis.

La universidad también celebra con misas (y otros actos) fechas tan señaladas como el inicio del curso o la festividad de su patrón, Santo Tomás de Aquino. Sobre esto, otro día escribiré. Ayer tomó posesión el Sr. Rector Mgfco. de esta Universidad. No he asistido al acto, no sólo por mi falta de querencia para estas celebraciones, sino porque, además, tenía clase a la hora en que se celebraba. No creo que haya habido ningún tipo de amnistía, por ejemplo, para la gente a la que se les ha retirado la capacidad de aparcar en espacios de uso restringido; no tengo noticias de que se haya repartido no ya comida, sino algún tipo de beneficio laboral a los empleados de esta institución; tampoco me consta que se haya celebrado ninguna corrida de toros, aunque con las condiciones metereológicas que tenemos no creo que hubiese quedado muy lucida.

Al Sr. Rector no le digo “que te vaya bien”, sino “que nos vaya bien” y que todos resultemos beneficiados profesionalmente de su gestión. Y, como estamos en tiempos de crisis y como hay que ser modernos y como hay que estar a la última, pues en vez de celebrar un tedeum o una misa del Espíritu Santo, pues se ha celebrado esta noche pasada un macrobotellón, aunque le llamen de otra manera y la universidad sólo ponga el nombre (dice).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Universidad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s