El punto de referencia

Ya saben ustedes que “todo es relativo”, o por lo menos, eso dicen. Y pruebas las tenemos en cualquier sitio y a todas horas. Ya famoso era el compromiso democrático de don Manuel cuando volvió desde la embajada de Londres, pero él no había cambiado, era el sistema de referencia el que había cambiado, todo se había movido más hacia la derecha; un ejemplo de lo relativo que son las apreciaciones. Lo mismo ocurre con el tiempo (atmosférico): lo que para nosotros puede resultar “frío” en estas fechas, es muy probable que para la media de los rusos acostumbrados a vivir en Siberia no pase de ser un día “templadito”. Incluso dentro de la península la apreciación de frío y calor que tiene un castellano de la que tiene un habitante de la Baja Andalucía es probablemente muy distinta. ¿Y en otros campos? Pues igual, aquí no hay excepciones.

En cierto modo, es una nueva versión, un remake del Mito de la Caverna. Tan acostumbrados estamos a lo nuestro en nuestro propio mundillo que nos extrañamos de que exista otra cosa y la denominamos rara, no nos gusta, nos desagrada, no la soportamos. Si usted ha vivido siempre en Laponia y no conoce la existencia del Caribe, quizá no se acostumbre  a éste si de golpe y porrazo, tras un simple movimiento de nariz (como en la serie televisiva Embrujada) es usted trasladado a esas latitudes. Y a usted no le gustará el Caribe, a pesar de que a la gran mayoría de las personas les pueda parecer un Edén. Si usted está acostumbrado a oler Chanel número 5 todo el día y todos los días, es muy probable que le desagrade el olor de la col hervida (o incluso aunque no esté usted todo el día rodeado de Chanel). Y lo mismo: si usted está todo el día rodeado de un intenso olor a col hervida, ni el Chanel número 5, ni las más exquisitas fragancias le parecerán buenas, usted dirá que “huelen mal”. Así que ojo: si no quiere que en un momento determinado le digan “no te acerques, que hueles mal”, fíjese primero a que tipo de olor nauseabundo está acostumbrado su interlocutor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El punto de referencia

  1. Pingback: Cosas de jefes | Rick2sam's Blog

  2. jma dijo:

    ¿Surrealismo?¿en clave?¿solo para bien informados (“buenas narices”)?¿hay algo más maloliente de lo habitual?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s