El cumpleaños

Cada día millones de personas en el mundo cumplen años. En nuestra cultura es costumbre celebrarlo con fiestas, reuniones, etc., cuya naturaleza depende, fundamentalmente, de la edad del que cumple. Desde la tarta con velitas en las edades más tempranas, siguiendo por el atiborramiento de pizza, para terminar con celebraciones más alcohólicas. También varía la naturaleza de los regalos que, habitualmente, se reciben, cambio no sólo asociado a la edad (rompecabezas, juegos para la pléi, un libro, la indefectible corbata, …) sino a las costumbres.

Pero, ¿por qué se celebra el cumpleaños? ¿Al cumplir qué años hay que celebrarlo? ¿Por qué? Vamos por partes.

Poniéndonos transcendentes podríamos decir que cada día de vida es una victoria sobre la enfermedad y la fatalidad y que por tanto hay que celebrarlo, haciéndolo periódicamente, por ejemplo, cada año. Igual que celebramos el solsticio de invierno boreal. Quizá también es una simple excusa para reunirse con los amigos o con la familia.

Hay, sin embargo, otras razones para celebrar algunos cumpleaños. Los 16 parecía que era una edad importante; al menos así lo cantaba Bruno Lomas hace algún tiempo. Más importante parece ser cumplir 18: puedes conseguir un permiso de conducir; también puedes votar o puedes vestirte de largo, según tu sexo, según lo planteó el Sr. Portavoz del Gobierno con motivo de la “mayoría de edad” de nuestra Constitución, en 1996.

Cumplir 60 ya es otra cosa: puedes integrarte en el “Club de los 60” y además conseguir la tarjeta dorada de RENFE, de cuya existencia nuestros ministros de Economía y de Hacienda parecen no tener conocimiento, pues aún no la han anulado o gravado.

Los 65 era la edad clásica de jubilación, salvo en numerosas empresas privadas (bancos, por ejemplo), donde mediante mecanismos perfectamente legales, pero sorprendentes, pueden jubilarse con muchos menos años sus empleados con el sueldo íntegro e incluso sustanciosos “premios de jubilación”, pues para eso son empresas privadas, aunque cuando se van al garete tiene que ser papá Estado quien las saque a flote (famoso también lo de “yo nunca inyectaré dinero público a los bancos”, ¿verdad?). Ahora la edad de jubilación subirá lentamente, aunque ya hay colectivos que pueden retrasarla hasta los 70 años.

Probablemente haya otras edades que también representan hitos que haya que celebrar, pero no caigo ahora mismo. Pero, además, hay una tendencia general a celebrar los cumpleaños de década (cuando uno ya tiene algunas décadas, claro). Pero, ya digo, salvo los 60 (club de los sesenta, tarjeta dorada, …), ¿qué diferencia hay entre cumplir 39 o 40, salvo ser un año más joven o mas viejo? ¿50 que 51? ¿30 que 31? No sé, algo deben tener, cuando incluso a algunas de estas décadas les dedican canciones.

A fin de cuentas, creo que para reunirse con unos amigos, tomarse unas copas y echarse unas risas tampoco hace falta ninguna excusa, ¿no? Pero bienvenida sea la celebración.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El cumpleaños

  1. rick2samvic dijo:

    ¡Que mal les sienta cumplir años a algunas personas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s