¿Cómo optimizamos el uso del lavavajillas?

No, no es una cuestion trivial, sino el objeto de muchas conversaciones cuando el interés por otros temas decae. Es además un aspecto importante para el uso de este electrodoméstico, dado el precio que está alcanzado la energía eléctrica.

¿Con qué frecuencia ponerlo? Depende del número de comensales (y de la cantidad de platos, vasos, tazaas y cubiertos de que usted disponga), pero no menos de cada dos o tres días, aunque no esté completamente lleno.

¿Dejo la puerta entreabierta para que se ventile? No, mejor ciérrela completamente para evitar malos olores.

¿Cómo lo lleno? Es muy sencillo, sólo hay que aplicar la lógica. Aquí puede ver las dos bandejas de un lavavajillas más o menos bien lleno. Por supuesto, tanto en los cubiertos como en los platos, vasos, tazas, etc., antes de meterlos en el lavavajillas hay que quitar los restos de comida que puedan quedar (no hace falta, habitualmente, darle con ningún tipo de detergente, salvo que los hayas dejado en el fregadero toda una noche y los restos se hayan resecado).

En la bandeja inferior colocamos los platos agrupadolavaplatos-bajos por su tamaño: en la fila posterior los llanos, de izquierda a derecha y de derecha  izquierda. La zona central queda para aquellas piezas “incómodas”, como cuencos, boles, tapaderas de cazuelas, etc. (también alguna cazuela pequeña o cazo cabe aquí). En la parte anterior coloca los platos hondos a un lado (por ejemplo, a la izquierda) y los platos de postre, de café, cuencos pequeños, etc., a la derecha (o al revés). La tapa de la cazuela y las ensaladeras y cuencos grandes los puedes colocar encima de los platos hondos o de los pequeños; enganchándolos con los cubiertos evitarás que se deslicen y caigan.

La cesta de los cubiertos es otra cosa. Suele tener varios compartimentos (en el caso que se muestra dos filas de cuatro). En los dos anteriores colocaremos las cucharillas, pues son las que más se usan y no solamente en las comidas y cenas, por lo que colocándolas ahí lo podrás hacer sin tener que sacar toda la bandeja. En los dos compartimentos posteriores irán las cucharas grandes y los cuchillos romos, para no pincharte al colocar o sacar los platos llanos. En los compartimentos intermedios coloca los tenedores, cuchillos puntiagudos, cuchillos de postre, etc. Es importante que el contenido de cada compartimento sea homogéneo, para así vaciarlo todo a la vez en su sitio en la bandeja de los cubiertos. Los cubiertos “incómodos” (cazos de servir, pinzas para dar la vuelta a los filetes, etc) van mejor en la bandeja superior.

lavaplatos-arribaoPor lo que respecta a la bandeja superior, fíjate que no todas las “calles” son iguales, las hay horizontales e inclinadas. Coloca las tazas, que suelen tener el “culo” cóncavo, en las calles inclinadas, para que no se acumule (o lo haga mínimamente) agua en el mismo. En la figura está mal colocada la taza con la cara de Hommer  (a la izquierda). Los vasos altos, que suelen tener un fondo muy pesado, hay que ensartarlos verticalmente en las varillas de que dispone esta bandeja, evitando así que se caigan al sacar o meter la bandeja si ésta no está completamente ocupada. Pon juntas las piezas de tamaños similares, con lo que sobre las  más bajas podrás colocar alguna bandeja o plato bajo (mira en la derecha, en este caso). Puedes también colocar en esta bandeja los cubiertos de madera (cuidando que las cucharas tengan hacia abajo la parte cóncava).

Las sartenes: no te recomiendo el lavavajillas, pues al ser tan irregulares ocupan mucho espacio, pero alguna puede caberte encima de los platos hondos o los de postre; desengrásala bien antes de ponerla en el lavavajillas (será necesario, en este caso, un poco de detergente).

Cuando termines el ciclo de lavado no tengas prisa en vaciarlo; espera a que se enfríe. Y comienza por vaciar la bandeja inferior; si comienzas por la superior, caso de haber quedado retenida agua, caerá sobre las piezas de la inferior y tendrás que secar más piezas antes de guardarlas.

Bueno, de nada, era sólo por ayudar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¿Cómo optimizamos el uso del lavavajillas?

  1. clavileño dijo:

    apuntalo como recurso pedagógico para la ordenación con mínima energia

  2. muy bueno,acabo de comprar uno,no había caído en lo de vaciar antes la parte de abajo para no mancharlos al quitar la de arriba es una cosa que nunca se cae en eso jajjaja,así que seguiré sus intrucsiones porque es el primer lavavajillas que tengo,también e de decir que me cuesta organizarlo que es de los de 45centimetros y aunque es de 10 cubiertos y es grande para adentro para mi que cabe poco si meto la olla o la sartén ya me quita mucho espacio y que hablar del castillo de los cubiertos ocupa mucho tanto que lo e cortado a la mitad jajjaj para mi que no es el suyo porque debería ser mas pequeño eso no lo lleno yo ni aunque tenga cena en casa de 6 personas en fin ,muy bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s