Algunos breves

Estas son algunas frases que uno ha oido por ahí o que en alguna ocasión ha pronunciado. Son ustedes libres de interpretarlas en el sentido que quieran e incluso de aplicarlas cuando y donde quieran. De nada.

 

  • Los médicos realizan el “juramento hipocrático”. ¿Adivinan a quiénes correspondería el “juramento hipócrita”?
  • Decían de él que era un genuino espíritu jesuítico, capaz de defender la opción “A” y la opción “no A” en la misma frase.
  • Estoy más orgulloso de algunos de mis alumnos que de algunos de mis discípulos.
  • “A quien madruga, Dios le ayuda.” “No por mucho madrugar amanece más temprano.” ¿En qué quedamos?
  • Excuse à mes lèvres. Ils trouvent satisfaire dans les lieux les plus inattendus.
  • Hay quien al llegar el verano coge vacaciones y hay quien al llegar el verano simplemente cambia de lugar para seguir de vacaciones.
  • Quizá usted nunca lo entienda, señora, pero ni la universidad ni yo no somos así.
  • Hay personas que han entrado en la universidad, pero la universidad no ha entrado en ellas.
  • Nunca pensó usted que podría llegar tan alto, ni que la institución podría caer tan bajo.
  • Hay cada vez más personas preocupadas por el bien ajeno que por el mal propio.
  • Cuantas más voces das por los pasillos el día que vienes, más clamoroso es el silencio los días en que no apareces.
  • ¿Qué prefieres, las almejas o los mejillones?
  • Si tienes problema con tu pareja no los comentes con alguien ajeno; puede tener más información que tú mismo o ser incluso coprotagonista del tema.
  • Ya no eres vital en mi vida.
  • Somos tan listos que, al conocer a una persona, podemos anticipar cual va a ser su comportamiento al cabo de 15, 20 o incluso 30 años. Por eso entre nosotros no hay peleas ni discusiones, ni separaciones matrimoniales ni divorcios.
  • Ni un niño, ni un extranjero ni un mesiánico iluminado te entenderán mejor porque les grites. Pero la diferencia está en que el primero llorará, el segundo te ignorará y el tercero te denunciará por acoso.
  • “Estoy bajando unos audio books para aprender inglés; la mayoría son de auto-ayuda: seguiré pifiando, pero mi autoestima será tan grande que podré insultar a la gente y acusarles de mis propios errores; también algunos de auto-hipnosis. Lo que yo diga, en un mes gilipollas perdido” (“El diario teutón”, Javier Malonda Ricart).
  • Tú olvídate de las asignaturas pendientes, ya tienes bastantes sobresalientes en otras materias (gracias, Rafa).
Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s