Más Erasmus

He tenido conocimiento de la publicación reciente de un libro titulado Cosas que nunca olvidarás de tu Erasmus, de la periodista Raquel Piñeiro y la ilustradora Amaia Arrazola. Confieso que no lo he leido (aun), pero he visto varias reseñas en diversos medios de comunicación de distinto pelaje, como éstaesta otra.

En algunas de estas reseñas y en algunos otros sitios de Internet he visto también la frase Irte de Erasmus, la mili del siglo XXI, relacionándola con este libro. Me sorprende (o no) el sexismo latente en esta frase, pues cuando había mili, ésta no era para las mujeres, pues ellas tenían el Servicio Social.

Y, qué quieren que les diga: yo ni hice la mili (aunque hubiese sido antes de su eliminación por, sorpréndanse, el PP; todo vale para conseguir votos) y tampoco en mi época de estudiante existía dicho programa Erasmus (parece que entonces Europa aun terminaba en los Pirineos, o bien que en esta cordillera comenzaba África). Sin embargo, sí disfruté de una estancia postdoctoral en el Reino Unido en el año 1978 y posteriormente de varias estancias cortas en Italia, Francia y el Reino Unido, hace más de 25 años, como profesor dentro del programa Erasmus. Porque, efectivamente, el programa Erasmus no es exclusivo para los alumnos, también los profesores pueden beneficiarse del mismo.

La pena es que ahí se termine. Porque creo que debería haber un programa Erasmus para los gestores de la universidad. Estos mismos señores suelen ser los defensores de la evaluación del tridente docencia+investigación+gestión para poder medrar en la carrera universitaria. ¿Por qué no, entonces, se favorece este tipo de excursiones para conocer la gestión en otros centros universitarios de Europa? No nos engañemos: nadie, hoy en día, va a inventarse un nuevo modelo de universidad que funcione mejor que las buenas universidades actuales; ya está todo inventado y si queremos mejorar, en vez de brindis al sol con planes estratégicos (que se diluyen en la nada) y otras genialidades que hemos oído en los últimos años, quizá sea más sencillo, rápido y barato que nuestros gestores (o personas que pretendan serlo) se dediquen a visitar algunas de aquellas universidades a las que queremos parecernos, vean y copien ideas y luego, analizando las posibilidades reales en cuanto a medios y personas, principalmente,  traten de aplicarlas aquí. Nada más.

Ganaríamos mucho porque nos ahorraríamos más. Por ejemplo, si conseguimos que esos gestores aprendan idiomas (lo ideal sería que, al igual que a los estudiantes Erasmus, se les exigiese el conocimiento del idioma del país que van a visitar o, e su defecto, inglés), nos ahorraríamos ingentes cantidades de dinero cuando luego ese gestor visitase ya como tal esos países, pues podría hacerlo sin tener que llevarse un traductor para poder comunicarse. Quizá algunos aprendiesen cómo se gestionan bibliotecas, o algunos otros servicios académicos, o cómo otros aquí profundamente arraigados no existen más que aquí, lo cual demuestra su inanidad (si otras universidades funcionan bien sin ellos y nosotros mal con ellos, … saque usted sus propias conclusiones).

El protogestor, en su viaje Erasmus, recurriría a una compañía low cost, se alojaría en pisos multicompartidos y asistiría asiduamente a las reuniones de los órganos gestores de la universidad visitada, con o sin el boato, en su caso, que se requiera. Así, quizá, aprendería sobre la gestión económica, la gestión académica y otras particularidades (por ejemplo, fiestas de graduación) de la institución. Quizá incluso se podría aprender la diferencia entre calendario académico y oficial, sobre la necesidad (o no) de patronos y festividades de los centros, … ¡qué se yo! tantas y tantas cosas que la cosa tiene. Como cumplir un horario de trabajo, por ejemplo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Universidad, La Universidad-General y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Más Erasmus

  1. jma dijo:

    En efecto: no sólo nadie debería ser profesor (y no digamos Profesor..en Europa hacen estas diferencias) sin alguna (beyond Erasmus) experiencia profesional fuera de España sino que, desde luego, lo mismo deberían hacer los “gestores” de oficio (PAS) o de conveniencia o sea cargos y carguitos (asesores, vulgo “fontaneros”) académicos.
    Por cierto, ya en los 60 y 70 del pasado siglo existían bequitas y contratos de trabajo temporal de prácticas en Europa. P. ej. del IAESTE (International Association for the Exchange of Students for Technical Experience). Tuve una cosa así en 1967 (¡soy un jubilado, claro!) en Osnabrück (D). Quien quería molestarse y tenía alguna calificación siempre pudo moverse y “respirar”.
    Perdón por pasar de 140 caracteres :).

  2. palomarovi dijo:

    Toda la razón. Lo de parecernos a Europa creo que sólo se ha notado en cambiar de nombre a los créditos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s