La foto

Quien se mueva no sale en la foto. La frase es atribuida a Alfonso Guerra, Vicepresidente en diversos gobiernos socialistas, aunque yo creo que debe ser anterior. Pero es una frase muy ajustada a la verdad y aplicable en diversas situaciones. En principio parece referirse a aquellas personas que no siguen las pautas y órdenes que se les da desde la nomenklatura encargada de repartir sinecuras, premios y dádivas (léase cargos). Así que si no haces lo que te decimos (no te estás quieto en el momento de la foto), pues olvídate de premios y mamandurrias. Recuerdo un chiste de Forges, de hace más de 30 años, en el que se ve una multitud de muñecos, todos ellos aplaudiendo tras el discurso de algún ilustre prócer; uno de los personajes le dice a otro: “¿Qué ha dicho?” y el otro responde “Tú calla y aplaude”.

¿Sólo en el campo político? Pues no, se reproduce en diversas facetas de la vida. Recuerdo que hace años un amigo me comentó que iba a abstenerse en unas elecciones a jefe supremo en la empresa en la que trabaja; alguien le recomendó que votase, aunque fuese en blanco, pues “… de esa manera no quedas señalado”. ¿Para esto hicimos una Transición? ¿Es que el “jefe” me va a negar el pan y la sal, en forma de promociones, subvenciones o ayudas, si no lo voto? Claro, si voto (aunque sea en blanco) no tiene la seguridad de que no lo he votado, ni de que lo he votado, por lo que quizá entonces no me castigue.

O en unas elecciones municipales. Si no voto ¿se quedará el Sr. Alcalde con mi cara y me controlará continuamente si aparco bien o no, o si tiro la basura antes de la hora acordada? Un poco ridículo, ¿no?

Lo mismo ocurre con otras celebraciones ¿Por qué hay habitualmente una asistencia masiva a las cenas de empresa? ¿Porque son gratis? Se suelen pagar a escote. ¿Porque si mi amigo no va lo van a reñir en su trabajo y no le darán la promoción que quizá se merezca, anteponiendo al que sí que ha asistido a tan magno evento? Hombre, la verdad que esas cenas sirven para criticar al que no va y, al término de las mismas, para criticar a los otros que han ido.

¿Recuerdan aquellas “espontáneas” manifestaciones de “adhesión inquebrantable” en la Plaza de Oriente que se celebraban hasta hace menos de cuarenta años? (aún recuerdo las de Septiembre u Octubre de 1975). Pues las mismas que hoy tenemos, también, para celebrar cada año que alguien ganó unas elecciones y hay que reunirse aportando una “módica” cantidad para pagar las copas que cada uno allí se toma. ¡Y pobre de tí si no vas!

Pues lo siento, dice mi amigo, que no me busquen en esos tipos de eventos, elecciones de ese tenor, cenas de empresa y demás actos multitudinarios para aplaudir no se sabe bien a quién y sin saber por qué. Quien tenga algo que agradecer o algo que quiera conseguir y crea que éste es el procedimiento que vaya, no se lo voy a impedir ni a criticar. Pero creo que al igual que aquellos intrépidos galos, sólo debemos temer a que el cielo caiga sobre nuestras cabezas.

Como dicen por ahí, la caridad bien entendida empieza por uno mismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s