El desgarro trágico

Hace algunas semanas escribía yo aqui sobre lo que denominé desgarro sensual, refiriéndome a las canciones con ritmo de bolero o cuplé. Dejé para otro día el hablarles (escribirles) sobre mis recuerdos en lo que respecta al otro tipo de desgarro, más racial y mucho menos sensual y, también, en otra ubicación temporal.

Me refiero a la copla trágica. La que cuenta penas, habitualmente en boca de una mujer (aunque algunos intérpretes varones también los ha habido: Miguel de Molina, Rafael Farina, …).

Nos podíamos encontrar con una mujer que era mala, aunque este calificativo siempre se aplicaba a las transgresoras del sexto mandamiento; los otros no debían contar: María de la O (mardito parné, que por su curpita dejate ar gitano que fue tu queré), La bien pagá (te llaman la bien pagá, porque tu beso compré y a mí te supite dar por un puñao de parné), …

La otra alternativa, también muy común, era la de la mujer enamorada de el hombre … equivocado: ella enamoradísima, él se iba a casar con otra o incluso ya lo estaba:  La Zarzamora (lleva anillo de casao, me vinieron a desí, pero ya lo había besao, ya era tarde para mí), La otra (yo soy la otra, la otra, que a nada tengo derecho, porque no llevo un anillo, con una fecha por dentro), Y sin embargo te quiero (te quiero má que a mis ojo, te quiero má que mi vía, más que al aire que respiro y más que a la mare mía … no debía de quererte y sin embargo te quiero), Lágrimas negras (aunque tú has muerto mis ilusiones, en vez de maldecirte con justo encono, en mis sueños te colmo de bendiciones …; les recomiendo la versión de Sara Montiel), o la insuperable Habla con los ojos (No cierres los ojos, porque veo en ellos si entre nosotros todo se acabó, mírame, mírame en silencio, que de nuestras cosas no se entere nadie, …. nadie, nadie más que yo), aunque en ésta el triángulo (o polígono) no resulta muy evidente.

Ya se fijan ustedes que el hombre queda muy mal parado en estas canciones (coplas), pues debía ser un tipo duro, sin corazón; un cabronazo, vamos.

Por supuesto hay muchas más, pero este botón debe ser suficiente como nuestra. No están todas las que son, pero sí  son todas las que están.

En otras ocasiones la pena no es por amores a otro humano, sino al perro. Así nos lo han cantado la Niña de Antequera en Ay, mi perro (Era la llave de mi cortijo y del ganao su centinela, no había lobo que se acercara a los corderos en la ribera. Era valiente con los valientes y no lo había con más nobleza, había que verlo cuando jugaba con mis chiquillos en la dehesa. No había otro perro como mi perro) o Rafael Farina con Mi perro amigo (No siento los dineros que me robaron, sino al pobre Lucero, que me mataron. A pesar del tormento de su agonía su rabito contento aún se movía. Alma de tirano, corazón de hierro, maldita sea la mano, que mata a un perro, maldita sea la mano, que mata a un perro).

Y como en el desgarro sensual comenté, estas cosas se deben conocer. No voy a decir que estas canciones nos conformaron, no creo que sea tan fuerte el poder de persuasión de la música, pero fueron nuestra banda sonora (al menos en mi caso; para otros quizá fuesen sardanas, charradas o muñeiras) y ahí están. Sinceramente, visionar la película Canciones para después de una guerra, de Basilio Martín Patiño, debería ser de obligado cumplimiento para todo el mundo al cumplir los 18 años, quizá así podríamos saber un poquito más de donde venimos. Y yo nací en el año en que desaparecieron las cartillas de racionamiento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El desgarro trágico

  1. Pingback: La imagen | Rick2sam's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s