¿De veras lo dije? ¿O es una magnetización?

Por casualidad (o no) he encontrado algunas páginas en Internet en las que hablan de los falsos recuerdos. Es interesante esto de navegar, pues puedes encontrar explicaciones a cosas que te ocurren y a las que nunca esperarías encontrarles una explicación.

Pues resulta que es fácil hacer creer a una persona que una cosa ha ocurrido cuando en realidad no ha sido así. E incluso que esa persona ha participado activamente en esa actividad. No se trata sólo de mentir ni de hipnotizar. Es mucho más fácil: basta con repetirlo continuamente y describir una situación en la que esa persona (a la quieres hacer creer que vivió esa situación) estaba. Está muy bien explicado aquí; se trata de rellenar huecos en la memoria, haciendo alusión a situaciones en las que, finalmente, uno (nuestra víctima) dudará si estaba o no (si la vivió o no) y terminará por aceptarlo. Lo que ahí se dice quizá resulte un poco naif, pero aquí tienen otra página en la que parece que la explicación es un poco más seria y hace alusión a revistas científicas con artículos contrastados.

Imagínese que usted tiene a varias personas de pie, encerradas en una habitación de paredes transparentes  y cada una mirando en una dirección; es de noche. Pero comienza a amanecer y las personas, poco a poco, se giran para finalmente quedar todas ellas mirando hacia el sol naciente. Si en vez de personas son dominios (a modo de islas) magnéticos de un material ferromagnético (ignoremos de momento el significado), el resultado es el mismo que si usted, a estos dominios magnéticos, los somete a la acción de un intenso campo magnético externo: los dominios se orientarán todos en la misma dirección y se comportarán como un único dominio, aunque manteniendo su identidad física; ese material ferromagnético resultará magnetizado. En el caso de las personas, todas ellas mirarán en la misma dirección, como una única persona, pero no se tratará de una sola persona, sino de todas y cada una de las que había al principio.

Cuando a usted le repiten un día sí y otro también ls misma historia (que usted hizo o dijo esto o aquéllo), es tal la cantidad de información repetida continuamente que usted recibe que son cada vez más las neuronas que tienen que almacenar esa información idéntica, de modo que al final, todas las neuronas están en la misma onda, dándose codazos una a otra y mirándose de reojo; usted termina creyendo eso que usted está oyendo (que hizo o dijo algo o que estuvo en determinado lugar) y transmitiendo a sus neuronas. ¿Ha estado usted ahí? ¿Ha dicho o hecho usted eso que le repiten continuamente que ha dicho o hizo? No, por supuesto que no, pero a fuerza de oirlo, hasta usted creerá que quizá lo dijo. Vamos, ¡que lo dijo!  A partir de este momento, está usted perdido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s