El ciclo de las ratas

Ya saben ustedes que los signos zodiacales chinos están asociados a diversos animales: Cerdo, Cabra, Dragón, Mono, Tigre, Gallo, Serpiente, Conejo, Búfalo, Perro, Rata y Caballo. Así,en este orden o desorden.

¿Sería aplicable una dedicatoria o asociación a estos animales en otros escenarios? ¿A algunas instituciones, por ejemplo? ¿Empresas? Podríamos así decir que una empresa se encuentra en el “ciclo de las águilas” o en el “ciclo de las ratas”, o cosas por el estilo. De esta manera indicaríamos  la potencialidad de la empresa en cuanto a su desarrollo: capacidad, agresividad, sintonía con el entorno, importancia, relevancia, …, toda una serie de cualidades.

También sería quizá posible asignar a estas empresas unos comportamientos cíclicos, a modo de circadianos, aunque habría que tomar, quizá sin ninguna razón y completamente al azar, un punto de inicio.

Lo mismo ocurriría con los biorritmos, que intentan predecir aspectos diversos de la vida de un individuo recurriendo a ciclos matemáticos sencillos, el físico, el emocional y el intelectual, que se repiten cada 23, 28 y 33 días, respectivamente. Comenzando a contar con la fecha de nacimiento del individuo, sería así posible identificar los días de capacidades óptimas en cada uno de estros aspectos (vamos, como un método Ogino). Pero, claro, para una empresa, una institución, sería difícil identificar el punto de partida, aunque podrían proponerse modelos empíricos.

Lo contemos como lo contemos y lo digamos como lo digamos, no es nuevo: ya la Biblia nos hablaba de ciclos de siete años de vacas gordas y siete años de vacas flacas (Génesis, 41).

Por eso, de la observación de estas empresas, instituciones, países o familias, puede deducirse cuándo decae el ciclo del águila y comienzan otros ciclos menos benéficos, como puede ser el ciclo de las ratas, cuando éstas alcanzan el poder y mangonean a diestro y siniestro para conseguir cumplir sus ambiciones. La observación durante un tiempo suficientemente largo nos permitiría deducir una pauta de comportamiento y, de ahí, los correspondientes periodos: conocerlos permitiría aprender a sufrirlos.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco, La Universidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s