Algunos prefijos

En Química Orgánica (espero acordarme correctamente) los prefijos orto-, meta– y para– se utilizan para identificar las dos posiciones en que un anillo bencénico ha experimentado sustituciones. Quizá la figura adjunta ayude a expresarme.

ompNumerando las posiciones en el sentido de las agujas del reloj, la sustitución en las posiciones 1 y 2 se denomina orto, en las posiciones 1 y 3 meta y en las posiciones 1 y 4 para.

Pero ¿qué significan, en términos generales, estos prefijos? En esto nos puede ayudar el DLE:

Orto– significa “recto” o “correcto”, meta– significa “junto a “, “después de”, “entre”, “con” o “acerca de” y, por último para– significa “junto a-“, “semejante a” o “al margen o en contra de”.

Bien; lo de orto- no admite duda, y el prefijo se utiliza, por ejemplo, en la palabra ortografía, que podríamos entender como la forma correcta (orto) de escribir (grafía).

Para los otros dos existen ambigüedades, (en ambos casos puede entenderse como “junto a”) por  lo que quizá haya que escoger alguno de los otros posibles significados y nos pueden ayudar los ejemplos: los metadatos son datos que ayudan a ubicar datos, el metalenguaje es el lenguaje que se utiliza pra hablar del lenguaje. Un poco iterativo, ¿no les parece? Casi como “la parte contratante de la primera parte …”

¿Y para para-? Pues aparte de expresar similitud (“semejante a”) también expresa  “al margen” o “en contra de”. Y ahí tienen ustedes también muchos ejemplos: paradoja (aparentemente contrario a la lógica), paramilitar (organización que sin serlo, tiene estructura o disciplina militar) o parafarmacia (establecimiento que comercializa productos que no son medicamentos). Hay muchos más, por supuesto, como el paramédico.

Y creo que los “para-” son los más peligrosos.

Pues, ¿qué sería un para-alumno? Pues un a persona que, sin serlo, lo aparenta, es decir, la persona que puede que no asista a las clases, pero si lo hace, no atiende, no participa, no estudia, no saca provecho de la inversión que él, su familia, los contribuyentes, etc., están realizando para él. Yo prefiero no denominarlos estudiantes: alumno es el que recibe una enseñanza; estudiante el que estudia.

¿Y un para-profesor? Pues la persona que presumiendo de profesor (y cobrando como tal), se dedica a otras tareas varias, no relacionadas con  el ejercicio docente, hasta el punto de que, ante la previsible coincidencia temporal de dos actividades (docente y no docente), antepone sistemáticamente la segunda a la primera, defendiendo y justificando (?) esta elección y considerándola la más lógica y natural, ignorando otras opciones que se le puedan presentar (sin ir más lejos, renunciar a su función o actividad docente y a los emolumentos que ello implica) y previstas en la legislación que le atañe (disminución de la dedicación en su contrato).

¿Y el para-gestor? Pues la persona que, ocupando un cargo de gestión, se dedica a, simplemente, mover papeles de un sitio a otro, sin aportar ideas ni alternativas para optimizar, agilizar y racionalizar esa gestión. O incluso sólo firmar (de 10 a 13.30) los papeles que le ponen por delante. Aunque incluso puede resultar más dañino cuando, en su supina ignorancia, pretende gestionar.

Obviamente les he puesto los ejemplos más próximos a mi situación, pero seguro que ustedes se encuentran, conocen y reconocen a otros muchos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Universidad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s