El turnover

Es un vocablo inglés con varios significados, pero los más próximos a los que a mí me interesa comentar hoy aquí son los de “rotación de existencias” o “movimiento de mercancías”, algo sí como el número de veces que en un periodo de tiempo determinado, se han renovado las existencias de un producto. Es muy importante en pequeños comercios, en donde almacenar muchas existencias sería problemático por una cuestión de espacio o de caducidad, por ejemplo. Además, el gasto en la adquisición de un gran volumen de mercancías supondría un valor alto, que se recuperaría sólo de forma lenta a medida que esas mercancías fuesen vendidas.

En Catálisis (homogénea) el turnover number (TON) es el número de moles de sustrato que puede convertir un mol de catalizador antes de resultar desactivado; el turnover frequency (TOF) se refiere a unidad de tiempo. En ocasiones se refiere al número de moles de sustrato transformadas por unidad de masa de catalizador y unidad de tiempo, o incluso por unidad de superficie del catalizador (heterogéneo) y unidad de tiempo. En fin, …

Es un concepto tremendamente importante también en otros aspectos: por ejemplo, supongamos que una empresa tiene 1000 empleados que acuden regularmente en su automóvil particular al trabajo. ¿Se requiere un aparcamiento con cabida para 1000 automóviles? Si el horario de esos empleados no es simultáneo, pues no; es obvio que si hay dos turnos de trabajo, quizá con unas 600 plazas sea suficiente (no quinientas, pues eso requeriría que los 500 que dejan el trabajo a mediodía y los 500 que entran en ese momento lo hagan todos a la vez y podemos suponer que llegarán al aparcamiento un poquito antes de comenzar y los que salgan de su turno lo dejarán un poquito después de finalizar su jornada laboral), suponiendo que todos acudan regularmente a su trabajo y en todos los casos en su vehículo particular.

Pues no; siempre el número de plazas de aparcamiento (o el número de licencias de aparcamiento concedidas) es menor que el número de vehículos a aparcar a lo largo del día, pues ya se cuenta con que, en una empresa en la que los empleados deberían estar todos trabajando simultáneamente, algunos empleados abandonarán su trabajo antes de la hora en que deberían (quizá porque llegan a su trabajo antes de lo previsto) y las plazas de aparcamiento que dejan libres resultarán ocupadas por los vehículos de los que se incorporan al trabajo más tarde de la hora en que deberían. Resulta así un bonito juego de equilibro dinámico, en el que en un aparcamiento lleno están entrando y saliendo contínuamente vehículos, ocupando, vaciando y reocupando plazas de aparcamiento de forma coordinada en un vals sin fin (me recuerda las escenas del segundo “acto” de la película 2001: Una odisea del espacio, dirigida por Kubrick).

Por supuesto, este comentario no es en absoluto aplicable al empleado que acude y se va de su puesto de trabajo cuando le da la gana, sin justificar su tiempo de estancia (y de trabajo) en ningún momento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco, La Universidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El turnover

  1. clavileño dijo:

    no queda claro ni cuándo ni dónde estaciona el vigilante que se ocupa de que todo el mundo estaciona correctamente cámara en mano.

    • rick2sam dijo:

      Precisamente, el vigilante es el que llega a las tantas y se enfada porque no puede aparcar en ningún sitio. Se dedica a sacar fotos a los vehículos que él considera mal aparcados y no le hacen caso a sus quejas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s