Lamentable desaguisado

(Quinta acepción del DLE para desaguisado).

No es precisamente la estética uno de mis fuertes, es más bien uno de mis débiles, pero sé distinguir las cosas que me gustan de las que no me gustan. Y lo que voy a contarles me parece uno de los mayores desafueros estéticos que he visto.
Les incluyo una fotografía de la fachada plateresca de la Universidad de Salamanca, tomada a eso de las tres y media del pasado 29 de Abril. Las otras fotografías están tomadas el 5 de Mayo a eso de las 10 de la mañana.

Como quizá sepan, la fachada ha sido sometida a un intenso proceso de reparación, conservación y limpieza que ha finalizado hace algunos meses. Pues bien, si se fijan en las cornisas que dividen los distintos paneles, cuerpos o lienzos horizontales, podrán ver ustedes unas líneas oscuras, especialmente en las otras fotografías. Claramente visibles en la cornisa que hay  justo por debajo del panel horizontal donde se encuentra el escudo de la corona hispánica y de la que soporta el panel donde se encuentra la imagen del Papa Luna y su alumnos y también por encima de este panel. No sé qué son, pero por lo que he leído deben corresponder a láminas de metal  sobre las que se han fijado unas líneas electrostáticas para evitar que sobre la cornisa se posen palomas y otras aves, cuyas heces afectan muy negativamente a la piedra.

¿Les parece estético? A mí, la verdad, no; me parece infame, completamente fuera de lugar. No dudo que se ha pretendido proteger la fachada y resaltar su belleza, pero es indudable que estos componentes van justamente en contra de alguno de los fines perseguidos.

Y no nos olvidemos de las agujas, colocadas con el mismo fin sobre las coronas que en el segundo panel, de abajo a arriba, cubren los escudos de la corona hispánica, el águila bicéfala y el águila de san Juan. Las agujas son perfectamente visibles si ustedes acuden personalmente a ver la fachada, aunque en las fotografías no se aprecian muy bien; parece que no se ha realizado ningún intento de ocultarlas a la vista del observador (¿quizá para convertir a las coronas en coronas de espinas y abundar en simbologías oscurantistas de la fachada?). Creo que podían perfectamente haber sido pintadas esta agujas con algún tipo de resina mate para evitar que brillen a la luz del sol, lo cual hubiese contribuido, en mi opinión, a mejorar la estética del conjunto. Y no sé que opinarán los ecoamigos sobre la colocación de estas agujas anti-aves.

En fin, al ver esto me alegro cada vez más de no haber aceptado la invitación (personal e informal, eso sí) que recibí para participar en uno de los equipos técnicos que han intervenido en todo el proceso; es obvio que  los equipos han participado de forma modular y por separado, con las imprescindibles labores de coordinación entre ellos, pero personas a las que conozco y que sí han participado en alguno de estos equipos estoy convencido que no aprueban estos bodrios (cuarta acepción del DLE) tal y como se han colocado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Universidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lamentable desaguisado

  1. clavileño dijo:

    “No dudo que se ha pretendido proteger la fachada y resaltar su belleza”
    no puedo estar más de acuerdo referido a la muy noble institución…miedo da mirar detrás

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s