Levantamiento de piedras

Como probablemente ustedes sepan, se trata de un deporte extendido por varias zonas, pero especialmente, en lo que a nuestro país se refiere, es muy popular en el País Vasco y en Canarias. Poco después de las pasadas navidades, circuló por Whatsapp una fotografía en la que un niño de unos 3 años intentaba levantar uno de esos bolardos esféricos tallados en granito que tanto abundan hoy por algunas de nuestras ciudades; aquí la pueden ver.

Mientras que en Canarias la piedra que se levanta puede tener cualquier forma (no es tallada, sino tal y como se encuentra en el campo), en el País Vasco existe una reglamentación sobre sus pesos y las formas, que pueden ser cilíndrica, cúbica, esférica y con forma de paralelepípedo rectángulo. La verdad, siempre me había intrigado (bueno, tampoco me quitaba el sueño, por supuesto) la elección de estas formas, descartando otras, como el tetraedro, el octaedro o el icosaedro, por ejemplo. Es decir, de los cinco sólidos plátonicos se ha elegido únicamente el cubo.

¿Por qué? probablemente porque las figuras elegidas son las que permiten un tallado más fácil, pero también pueden existir otras razones. Por ejemplo, que en algunos casos los véertices resulten demasiado puntiagudos y puedan herir fácilmente al harrijasotzaile. En el caso del tetraedro, además, si está depositado en el suelo sobre una de sus caras, resultaría, creo, muy difícil cogerlo cómodamente para levantarlo sin estriarse y herirse las manos con las aristas. El problema de éstas es común a todas las figuras elegidas, salvo para la esfera. También la esfera es la que debe permitir cogerla con mayor seguridad, al poder desplazar las manos por debajo de su ecuador y agarrar así la piedra.

¿Y qué me dicen del cilindro? Pues si está depositado sobre el suelo por una de sus bases, tampoco debe ser fácil agarrarlo para levantarlo, pues  si lo que hacemos es abrazarlo para levantarlo es fácil que se nos resbale y termine por caernos sobre un pie. Probablemente esa sea la razón por la que la forma cilíndrica se reserva sólo para los pesos más pequeños, de 100 a 125 Kg; entre 125 y 212.5 Kg pesan las cúbicas y paralelepipédicas y de 112.5 o 125 Kg las esféricas; probablemente, para la esférica, es posible que la facilidad para agarrarla y levantarla constituya también un inconveniente, al ser la que más fácil puede resbalarse y caer.

Intenten, intenten ustedes, especialmente los docentes (quienes, según el sentir popular, han comenzado ya sus vacaciones cuando esto escribo – mediados de junio- hasta mediados de septiembre), levantar un cilindro pesadito sólo abrazándolo, sin otro punto de agarre que la misma superficie lateral del mismo. Y no me vale un hiperboloide de una hoja o similar, por supuesto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en De todo un poco, La Universidad y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Levantamiento de piedras

  1. clavileño dijo:

    el pueblo es sabio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s