¿En qué quedamos?

Que las matemáticas constituyen uno de los puntos débiles de nuestra educación no es desconocido (aunque, por lo que se ve, es un punto relativamente gordo). Pero es evidente que si uno se quiere dedicar a los medios debe intentar no cometer errores de bulto en lo que dice y en cómo lo dice, aunque sea necesario algún pequeño, pequeñçisimo, cálculo matemático. No hay que olvidar que mucha gente se cree lo que el periódico dice (¡ingenuos!) y que habitualmente se lee en diagonal (o a salto de mata o de caballo, da igual) y lo que queda de las noticias es, habitualmente, poco más que el titular de las mismas. Por eso es importante que el titular de una noticia sea conciso y correcto, al tiempo que llamativo, para que el lector se fije en la misma.

El seguimiento de la máxima periodística de que no dejes que la verdad te arruine una buena noticia debería estar penado con galeras, garrote vil o asistencia obligatoria durante una década a todos los conciertos de cualesquiera de las celebrities retoños, habitualmente, de otras celebrities, que por ahí pululan y que todos ustedes se imaginan a quienes me refiero.

Tienen un ejemplo en la edición del 18 de Julio (¡vaya!) de 2017 de un periódico local de Salamanca, que se edita en línea y en papel, aunque no lo he visto en el primero de los soportes. El titular nos dice que Uno de cada diez niños no fue vacunado en 2016, según alertan Unicef y la OMS (desconozco por qué se escribe un acrónimo en mayúsculas y en el otro sólo se escribe con mayúscula la primera letra) y le sigue un subtítulo que reza La cifra queda lejos del objetivo del 90% dela (así, sin espacio) cobertura global.

No quiero entrar en el contenido de la noticia y la llamada de atención de la UNICEF y  de la OMS que implica, sino que quiero detenerme en el titular y el subtitular.

Vamos a ver: Si uno de cada diez niños no fue vacunado, es que nueve de cada diez sí lo fueron – no vas a dejar a un niño a medio vacunar. Si multiplicamos estas cifras por diez, eso quiere decir que noventa de cada cien sí lo fueron. Y decir “noventa de cada cien” es lo mismo que decir 90%.

Entonces, ¿dónde está el problema? Sí, es muy lamentable que un elevado número de niños no fuera vacunado, probablemente en su mayoría por no poder llegar a esa población o porque los padres se nieguen por ser “antivacuna”. Pero, de nuevo refiriéndonos al titular y al subtitular, resulta obvio que lo que dice el titular (el 90% fue vacunado) es distinto a lo que nos dice el subtitular (no se ha alcanzado el objetivo de vacunar al 90%).

¿Cuál es correcto, el titular o el subtitular? ¿Hay que leerse la noticia completa para deducirlo? En tal caso, ¿cuál es el papel del titular? ¿Y el del subtitular? ¿Confundir al lector? ¿Atraerle con añagazas? Sinceramente, no lo sé. Lo único que me queda es la enorme falta de cultura y profesionalidad de quienes (bueno, de algunos) deben informarnos con veracidad y precisión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nuestros periódicos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿En qué quedamos?

  1. clavileño dijo:

    ¿y le extraña a usted?. existe cierta universidad en la que el magnífico rector es matemático y este excelentísimo rector opina que 20 son dos tercios (o dos terceras partes) de 53.
    no me extrañaría que propusieran al redactor para horroris causa por dicha universidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s